Había una vez… ¡Un Circo! /Opinión: Juan Vilas

0
602

En Valencia es costumbre que  todos los años por navidades los mejores circos se instalen y anuncien con carteles su mejor espectáculo, unos montan  sus carpas en terreno abierto otros en la plaza de toros valenciana. Todos ellos presentan acróbatas, animales, trapecistas y payasos.

Estas navidades en Valencia se ha montado otro circo, el gran circo ‘ GÜRTEL’

En  el Tribunal Superior de Justicia Valenciana  (TSJV), estas navidades estamos asistiendo a un interesante pero muy caro juicio, en unos momentos que la comunidad y la nación  en general las están pasando canutas.

Se está juzgando a un ex presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps por recibir hasta 25 prendas de vestir por un valor de alrededor de 12.000* euros, a Ricardo Costa, diputado y ex secretario general del PP valenciano: Según los indicios, recibió prendas por un valor de algo más de 7.000* euro, a Víctor Campos, ex vicepresidente del Gobierno valenciano: Según la investigación, recibió prendas de vestir por un valor de más de 5.500* euros y a Rafael Betoret, jefe de gabinete de la consejería de Turismo: Las diligencias señalan que sus regalos ascienden a algo más de 13.000* (*fuente MARÍA FABRA Valencia EL PAIS 15 JUL 2011) En total, aproximadamente unos 37.500 euros

El juez considera que lo importante no es el valor de la ropa, sino el respeto al «principio de legalidad«.

Al final de la función es de esperar que alguien nos diga cuanto nos ha costado el principio de legalidad teniendo en cuenta que para dos semanas ya se había presupuestado la friolera de 300.000 euros,

¡Cuidado! no es que esté en contra de que se averigüe la verdad y se juzgue al corrupto, sea quien sea. ¡Si estoy en contra! de la parodia circense que se está haciendo.

Un magistrado que fue secretario técnico del gobierno socialista de  Joan Lerma juzga a un ex presidente del PP

José Tomás un sastre que no es sastre, dice ser director de moda. No se sabe si mentía antes o está mintiendo ahora.

A Camps el escolta le deja 200 euros para pagar, pero no sabe qué.

Preguntas como la que le hizo el abogado de Camps a una exalto cargo de Turismo: «¿Era el presidente de la Generalitat miembro de la Generalitat?». La testigo -que no sabía si era una pregunta trampa- contestó: «¿Cómo si era miembro?, presidente»

Lo último, es la declaración de los peritos de la Agencia Tributaria: como el pago se realizó en metálico, «no se puede corroborar quién pagó los tiques de los trajes».

El juicio revela la poca honestidad  y el escaso interés por el gasto público. No se tiene recato alguno en provocar un juicio caro, excesivamente caro.  Los costes de las indemnizaciones a jurados, testigos, peritos, las horas invertidas por la policía, por los sucesivos jueces hasta el Tribunal Supremo-, se pueden cuantificar en muchos miles de euros que pagaremos los valencianos. Sea cual sea el resultado,  la apreciación generalizada de muchos asombrados ciudadanos es que nos estremecemos al comprobar en qué manos hemos estado durante tantos años.

Eso si, como buen circo estará hasta Reyes, LA FUNCIÓN CONTINÚA

Por JVilas 06 ene. 12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here