Una especie de pez continental en peligro de extinción hallado en el Azud de la Marquesa

0
522
El blenio de río

La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha constatado la presencia de ejemplares de blenio de río, una especie de pez continental en peligro de extinción, en el Júcar a su paso por Cullera a la altura del Azud de la Marquesa.

La ‘salaria fluviatilis’ está incluida en la categoría de vulnerable en el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas y en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, de ahí la importancia del hallazgo de esta población y la necesidad establecer medidas para su conservación. La población fue localizada durante las prospecciones llevadas a cabo a lo largo de este otoño según han explicado desde la Generalitat.
En la Comunitat Valenciana, esta especie únicamente se encuentra en la cuenca del Júcar y en algunas zonas húmedas como el marjal de Pego-Oliva.
Según ha asegurado el director general de Medio Natural, Alfredo González, a pesar de que no son muchos los ejemplares de la especie capturados, «se estima que la población podría ser abundante».
Además, ha explicado que el blenio de río es una especie bentónica, lo que supone que se encuentra normalmente nadando pegada al fondo, por lo que su captura con un tipo red y que no resulta fácil. En el área del azud son pocas las zonas en las que no cubre, lo que imposibilita acceder a los muestreos. La prospección realizada en esta zona ha coincidido con la ejecución de las obras de reconstrucción del Azud de la Marquesa por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), por lo que se ha informado de la presencia de esta especie catalogada a los responsables de este organismo que mantendrá el hábitat.
EFE
Un pequeño pez alargado y sin escamas

El blenio de río (Salaria fluviatilis), también llamado pez fraile, es uno de los dos representantes de agua dulce de la familia de los blénidos (aunque algunos estudios sugieren la existencia de más especies). Es una especie circunmediterránea que en la Península Ibérica tiene una distribución bastante errática, hallándose en las cuencas de los ríos Fluviá, Ebro, Júcar, Bullent, Verde, Guadiana (1,2), Guadaiza y Hozgarganta (Doadrio, comunicación personal).Es un pez de pequeño tamaño (no más de 15 cm de longitud), de cuerpo alargado, sin escamas, y con las aletas dorsal y anal muy desarrolladas que recorren gran parte de su cuerpo. Presenta dos pequeños tentáculos encima del ojo y una cresta cefálica mucho más desarrollada en los machos, especialmente durante la época de celo. Su coloración es muy variable, pudiendo cambiar en función del entorno y del estado anímico del pez.

De hábitos bentónicos, su alimentación es básicamente zoófaga, estando compuesta por insectos, crustáceos e, incluso, pequeños peces (1). Puede vivir en diferentes condiciones ecológicas, principalmente en ríos de corriente moderada, pero también en aguas quietas y turbias, incluso en desembocaduras, siendo la única condición para su reproducción la existencia de piedras. La reproducción suele ocurrir en el periodo comprendido entre la crecida invernal y la sequía estival. En Francia ocurre entre los meses de junio y agosto, mientras que en España se adelanta a los meses de abril y julio. Reproducciones en acuario muestran que es necesaria una temperatura superior a los 18ºC para que tenga éxito (4). El macho selecciona las piedras de mayor tamaño, en cuyo techo se adhieren las puestas y se encarga de su cuidado que consiste en la vigilancia, limpieza y ventilación de las mismas. Éste puede aparearse con varias hembras, siendo la primera freza mayor (200-300  huevos) que la última (10-100 huevos). De este modo, es posible encontrar en el escondite del macho un total de 300-800 huevos en distintos estados de desarrollo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here