Las primeras medidas del gobierno. Una reflexión a primera vista / Opinión: Salvador Peris

0
314

Antes de decir algo sobre las principales decisiones, en materia económica, tomadas en el Consejo de Ministros del pasado día 30, hay que dejar clara una cuestión:

En la campaña electoral, por parte del hoy presidente del Gobierno,  se planteó como prioridad incuestionable el relanzamiento de la actividad económica y, sobre todo, la creación de empleo.  La política del PP iba a pivotar sobre este tema central.

Pues bien, las primeras medidas adoptadas dan a entender que es el  control del déficit público en lugar del empleo la prioridad de este Gobierno.

Al no ser su objetivo, está claro que no van encaminadas a generar actividad económica y, que por lo tanto, NO van a generar empleo, incluso lo más probable es que actúen en sentido contrario.

Hecha esta salvedad, tengo que decir que algunas de las medidas económicas adoptadas las habría podido firmar un gobierno socialdemócrata; aumento de los Impuestos Directos (que paguen mas los que mas tienen), así se sube, de forma considerable, el Impuesto sobre la Renta de las personas físicas y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IB).

Incoherentes

Otras son incoherentes: se reintroduce la deducción para la compra de vivienda habitual, con el ánimo de promocionar la venta de viviendas, pero, si como parece se pretende mover el mercado inmobiliario, se contradice con la subida del IBI y no se tiene en cuenta que lo que hoy tiene colapsado el sector inmobiliario es la falta de financiación.

Contradictorias

Otras son contradictorias: se mantiene la prestación de 400 euros a los parados, se elimina la ayuda a la emancipación de los jóvenes, se aplaza el pago de prestaciones de la Ley de dependencia, se  mantiene el salario mínimo interprofesional y se aumentan las pensiones un 1%.

Demonización de los funcionarios

Por último está la llamada “congelación” del sueldo de los funcionarios.  Durante estos últimos tiempos se ha demonizado en demasía a los funcionarios situándolos en una posición al margen de los demás trabajadores. Se les ha tratado de privilegiados y se ha trasladado una imagen de ineficacia y de onerosidad.

Nada más lejos de la realidad en mi opinión,  prestan servicios esenciales en su mayor parte, servicios que están en la médula de ese Estado del Bienestar que ahora se nos trata de vender como insostenible, ¿Será por eso?.  Ahora se les congela el salario, se les aumenta la jornada laboral y se elimina la aportación que la Administración realizaba a su plan de pensiones, todo ello en la práctica es una rebaja de salarios.

Maquillaje

El aumento de las pensiones, que fué la única promesa electoral, no deja de ser mero maquillaje que, en algunos casos, quedará en nada con el incremento de impuestos.

Otra cosa es que me parece bien que se disminuyan las subvenciones a partidos políticos y organizaciones sindicales y patronales, pero también me gustaría que se suprimiesen a otras organizaciones como las religiosas.

Esperar y ver.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here