Los atracones y el mayor consumo de dulces dispara las reacciones alérgicas en Navidad

0
296

Atracones, atragantamientos y alergias insospechadas pueden amargarnos las fiestas. El mayor consumo de dulces elaborados con frutos secos, como polvorones, pastas y turrones, hace aumentar el número de reacciones alérgicas entre la población infantil durante las Navidades, según advierte la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP).

Conviene evitar las comidas copiosas, con demasiadas salsas y condimentos.

Los alergólogos pediátricos señalan que es importante evitar los frutos secos antes de los 3 años. «Muchos niños alérgicos prueban estos alimentos coincidiendo con las fiestas de Navidad y a veces debutan en esta época del año con reacciones muy fuertes que pueden causar problemas mayores», advierte la Dra. Flora Martín-Muñoz, de la Unidad de Alergia Infantil del Hospital La Paz y miembro del Comité de Alergia Alimentaria de la SEICAP.

Según diferentes estudios del 3 al 8 por ciento de la población infantil es alérgica a algún alimento, un porcentaje que se incrementa cada año.

La leche y el huevo son los alérgenos más comunes, seguidos del pescado, los frutos secos y las legumbres. Sin embargo, la alergia a frutos secos es una de «las más peligrosas y persistentes», según esta especialista.

Las reacciones que pueden desarrollarse en niños con alergia a frutos secos después de su ingesta «incluyen urticaria, angioedema, asma, rinitis, conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia. En algunos casos, si no se actúa a tiempo con medicación de rescate, las consecuencias pueden llegar a ser fatales».

Los niños con intolerancia al huevo o a la leche tienen más predisposición a padecer otras alergias alimentarias. Si nunca han probado los frutos secos, la Dra. Marisa Ridao, de la Unidad de Alergia del Hospital de Terrassa y secretaria de SEICAP, recomienda que «empiecen a ingerirlos en pequeñas cantidades, preferiblemente de forma triturada, y a ser posible a mediodía para poder observar los posibles efectos, pues los síntomas pueden aparecer de forma inmediata».

Christmas cookies, mejor elaborarlas con harina integral, leche de avena y sin nueces.

Durante la época navideña son más frecuentes las comidas o degustaciones fuera de casa, así como el consumo de dulces, aperitivos, platos y salsas cuyos ingredientes incluyen estos potenciales alérgenos, por lo que los alergólogos pediátricos aconsejan, si ya hay un diagnóstico de alergia alimentaria, extremar la vigilancia sobre la composición de los alimentos que se les da a probar a los niños.

«Para hacerlo más llevadero aconsejamos a las madres que vienen a la consulta recetas alternativas sin frutos secos», explica la Dra. Ridao.

La mejor prueba para diagnosticar o descartar una alergia alimentaria es un test de provocación con el alimento. Sin embargo según la Dra. Martín-Muñoz siempre debe ir precedida de un estudio alérgico llevado a cabo por un especialista entrenado en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades alérgicas en niños

Por su parte, la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y al Látex (AEPNAA) incluye, en su web (www.aepnaa.org) y en sus talleres, recetas de dulces sin frutos secos, leche o huevo.

Mónica de Haro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here