El CSIF gana las elecciones sindicales en el Departamento de Salud de la Ribera

1
468

  • El Comité de Empresa estará formado por 23 representantes sindicales, distribuidos de la siguiente forma: 7 representantes de CSIF, 5 de CC.OO., 4 de UGT, 3 de CEMSATSE, 3 de SIMAP y 1 de USAE.

Los trabajadores del Departamento de Salud de La Ribera han elegido a sus representantes sindicales a lo largo de una jornada que transcurrió ayer con absoluta normalidad. Ésta es la cuarta ocasión en la que el Departamento de Salud de La Ribera celebra este tipo de elecciones, desde la puesta en funcionamiento del Hospital de Alzira, en 1999.

El nuevo Comité de Empresa surgido de estas votaciones estará compuesto por 23 representantes sindicales, que se distribuyen de la siguiente forma: 7 representantes de CSIF, 5 de CC.OO., 4 de UGT, 3 de CEMSATSE, 3 de SIMAP  y 1 representante de USAE.

Según ha destacado el director gerente del Departamento de Salud de La Ribera, Manuel Marín, “una vez más, nuestra organización, tanto a nivel directivo, como de sindicatos y trabajadores, ha dado un ejemplo en organización y participación democrática”.

En este sentido, Marín ha trasladado su “más sincero agradecimiento a todos los trabajadores que ayer ejercieron su derecho al voto” y  ha expresado su “enhorabuena a todos los sindicatos que han obtenido representación en el Comité de Empresa”.

La jornada de votación contó con un alto índice de participación, alcanzando el 66,5% del total de los trabajadores que estaban llamados a votar.

1 Comentario

  1. Algo está cambiando en la conciencia sindical española. Parece que la ciudadanía ya ha comprendido que defender los intereses de los trabajadores es precisamente eso: defender los intereses de los trabajadores en todos y en cada uno de los sectores económicos y asociativos de nuestra sociedad, nada más, y nada menos. Un sindicalismo que pretenda otro tipo de cosas (tal como la transformación de la sociedad actual en un utópico mundo de igualdad y de justicia social) es, aparte de un sindicalismo ingenuo, una acción política encubierta. La lucha sindical debe centrarse en el lugar de trabajo, no fuera del mismo. Su objetivo debe ser la mejora concreta, para todos los trabajadores, de las condiciones laborales y de los emolumentos retributivos en su empresa particular. Esto no significa que los sindicados no puedan organizarse más allá de los propios centros de trabajo y aspirar a conseguir la evolución del sistema económico y social de un país. Por supuesto que pueden; es más, deben (siempre que dicha acción se enmarque dentro de la legalidad y del respeto a los Derechos Humanos). Los dos pilares del verdadero sindicalismo son (y serán) el mutualismo y el cooperativismo. Más allá de esto, estaremos hablando de otras cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here