Los regantes de la Ribera trasladan al Consell su decisión de rechazar el cambio de toma en el trasvase del Xúquer al Vinalopó

0
251

Azud de Antella


  • La modificación perjudicaría a los abastecimientos de Valencia, Sagunto, Albacete, los regadíos del Canal Xúquer-Turia, los regadíos tradicionales, los aportes a la Albufera y la producción hidroeléctrica.

Los regantes tradicionales del Xúquer han solicitado una reunión con el President de la Generalitat Valenciana con el objetivo de trasladar su firme decisión de no aceptar el cambio de toma en el trasvase Xúquer-Vinalopó, como reclaman los regantes alicantinos.  El escrito remitido por USUJ (Unidad Sindical de Usuarios del Júcar) a Alberto Fabra, reitera la precariedad constante del Júcar por la reducción de las aportaciones y el incremento de los usos y afirma que la toma prevista en el Azud de la Marquesa es la única que cumple con las condiciones del Plan   Hidrológico del Júcar y la única del río en donde  realmente hay sobrantes. Si la toma estuviera en otro punto del río se perjudicaría a los abastecimientos de Valencia, Sagunto, Albacete, los regadíos del Canal Júcar-Turia, los regadíos tradicionales, los aportes a la Albufera y la producción hidroeléctrica ya que cada metro cúbico  de agua que se destinara al Vinalopó hay que detraérselo a estos usuarios.

“Siempre hemos entendido que el trasvase Júcar-Vinalopó ayuda a vertebrar la Comunidad Valenciana y somos sus más rotundos defensores. Por ello, vamos a iniciar una ronda de contactos con todos los Ayuntamientos de nuestra área con el objetivo de informarles sobre la necesidad de mantener la toma en el Azud de la Marquesa y de mantener, en beneficio de todos,  los acuerdos alcanzados sobre este tema”, señala el escrito.

USUJ aglutina a los usuarios agrícolas: Acequia Real del Júcar: Real Acequia de Carcaixent; Real Acequia de Escalona; Comunidad de Regantes de Sueca;  Comunidad de Regantes de Cullera y Acequia Mayor de Cuatro Pueblos) e industriales (Iberdrola, S.A.), que en 1941 se agruparon para construir el embalse de Alarcón con el objetivo de tener una garantía total de riego y un mejor aprovechamiento eléctrico en épocas de sequía. En 2001, el Ministerio de Medio Ambiente y USUJ firmaron el Convenio  de Alarcón que supuso un hito en la política hídrica de nuestro país. En los años que ha estado vigente se ha erigido como un actor clave en la gestión del sistema Júcar.

El acuerdo suponía la cesión de la explotación y el mantenimiento del embalse de Alarcón, construido y sufragado totalmente por los integrantes de USUJ, a cambio de una curva de reserva de agua. La firma de este convenio fue un gesto de solidaridad por parte de los regantes valencianos que pusieron al servicio del conjunto de España el embalse de Alarcón, el único pantano de nuestro país construido y costeado a iniciativa de sus usuarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here