Apuntes sobre la reforma laboral / Opinión: Salvador Peris – Jaume Morell

1
260

Se está volviendo a poner sobre la mesa la necesidad de reformar nuestro sistema laboral, no sé sin con la idea de que ello revitalice la contratación y de esta forma  mitigar  el paro que nos inunda. Somos de la opinión de que si la finalidad es ésta el resultado a corto plazo va a ser decepcionante, tan decepcionanate como ha sido el efecto de la muy reciente modificación que sobre esta materia legisló el gobierno saliente.

De todas formas la Reforma de la legislación que regula el mercado de trabajo es necesaria.  Es necesaria ahora como era necesaria hace ya muchos años, posiblemente si se hubiese efectuado antes sí que hubiese podido servir para que ahora no tuviésemos el nivel de paro que tenemos.  Pero unas veces por el Gobierno de turno y otras por los sindicatos o empresarios esto ha sido imposible.

De todas formas puestos a reformar algo a corto plazo, tres son las cuestiones que consideramos básicas y que sería conveniente fuesen tratadas en esa hipotética reforma:

1.      La contratación de trabajadores.

2.      El despido o finalización de la relación laboral y

3.      La negociación colectiva.

Simplificar al máximo la contratación

1.      Respecto de la contratación,  debería simplificarse al máximo todo el proceso. Somos partidarios de un único contrato fijo, con alguna excepción para algún sector de población desfavorecido como podrían ser los minusvalidos, o algún colectivo con dificultades de entrada al mercado de trabajo como los jóvenes.  La simplificación de los contratos y de los trámites eliminaría burocracia, que en realidad  no sirve para proteger los intereses de las partes, empresarios y trabajadores, y que solo complica y desmotiva.

2.      La cuestión del despido está siempre detrás de los requerimientos hechos por los empresarios para que se haga la reforma laboral. El motivo de este interés se basa en que la regulación del despido en el Estatuto de los Trabajadores provoca el rechazo total entre aquellos empresarios que se deciden a contratar  una persona sin tener claro lo que les depara su futuro económico. Y esto es una realidad que no se puede ocultar, llevamos años dándole vueltas a la cuestión y nadie se atreve a plantear las cosas directamente.

Fondo para las indemnizaciones por despido

Pensamos que una forma de cambiar esto sería que la indemnización por despido quedase consolidada periódicamente. Nos explicamos: los empleadores estarían obligados a ingresar periódicamente en un fondo las cantidades que se fueran devengando como indemnización por despido por sus trabajadores, de tal manera que terminada la relación laboral éstos tuviesen a su disposición la           indemnización que les correspondiese. Se trataría de un fondo que se va generando a lo largo de la relación laboral y que queda a disposición del trabajador en el momento cesa esta relación.

De esta forma se evitaría, en su mayor parte, la conflictividad derivada de las cuestiones económicas.  Por una parte los trabajadores tendrían garantizada su indemnización y las empresas al generar el gasto de forma anual ahorrarían en impuestos. Además al generar el fondo   periódicamente la empresa en caso de dificultades no se vería inmersa en los problemas que surgen habitualmene al tener que hacer frente a las indemnizaciones por despido.

Para la mayor parte de las empresas las indemnizaciones por despido a las que tiene que hacer frente suelen coincidir con pérdidas y dificultades de tesorería, con lo cual estas indemnizaciones no hacen sino acabar con la empresa.

Por último habría que revisar a fondo el tema de la negociación colectiva,  se da el caso de que  los convenios colectivos, al ser negociados por un sector determinado de la patronal, establecen acuerdos que, pudiendo ser beneficiosos para las empresas mas grandes, pueden, a su vez, ser perjudiciales para las mas pequeñas.

Otra aspecto a debatir sería  el que los convenios colectivos sectoriales contemplasen  la posibilidad de  acuerdos  entre  la empresa y sus trabajadores, toda vez que hoy en dia, sobre todo la pequeña empresa necesita en ocasiones  aplicar  mecanismos de subsistencia que los convenios colectivos  no permiten.  Estos acuerdos deberian contar con todas las garantías necesarias para evitar abusos de la posición dominante, para ello se podrían arbitrar controles como los de los sindicatos.

Prohibir las horas extraorodinarias

Por útlimo para generar empleo,  en una sociedad con una alta tasa de desempleo como es la española debería quedar totalmente prohibido la realización de horas extraordinarias, salvo supuestos excepcionales como fuerza mayor y,  por otro lado, debería limitarse la prestación de trabajo hasta un máximo de 40 horas a la semana teniendo en cuenta todos los trabajos por cuenta ajena acumulados (pluriempleo).  Otra medida interesante podría ser también el crear una incompatibilidad entre la prestación de trabajo en la función pública y la prestación de trabajo por cuenta propia o ajena.

Salvador Peris / Economista

Jaume Morell / Graduado Social

Administrador:

Los autores de este artículo de opinión invitan a los lectores a participar en un debate sobre este interesante tema a través de sus comentarios en este diario digital.

1 Comentario

  1. Un pais que no te aparell productiu amb 4,2 milions de parats s’enfonsa. Ens anen tots al fons de la mar. Sòc molt pesimista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here