Moisés Belloch presidente de IAE: «El orgullo del gobierno turco ha costado víctimas»

0
190
Miembros de IAE en el aeropuerto de Ankara
«Se ha dejado morir a la gente para dar la imagen de un país fuerte y preparado para estas catástrofes. Su orgullo ha costado vidas». Así de contundente se mostró el presidente de la oenegé Intervención, Ayuda y Emergencias (IAE) de Algemesí, Moisés Belloch, quien regresó ayer a España junto a otros voluntarios tras impedirles el Gobierno turco prestar su ayuda a las víctimas del terremoto que sacudió el domingo la provincia de Van, al sudeste de Turquía.
Unas duras palabras que no dudó en pronunciar Belloch, una vez en España, ya que cinco días después del seísmo de 7,2 grados en la escala de Ritcher «aún quedan edificios sin rastrear y encontrar a alguien con vida es como buscar una aguja en un pajar, ya que cada 12 horas que pasan mueren el 50% de las víctimas atrapadas», lamentó.

El equipo de Algemesí, compuesto por 16 personas y cinco perros, regresa sin poder ayudar en las tareas de rescate

Y es que la rapidez en estas situaciones es fundamental. Algo que bien saben los miembros de la oenegé de rescate de Algemesí, que llegaron al aeropuerto de Ankara 18 horas después del terremoto y permanecieron en él 12 horas más esperando que el Gobierno turco cambiara de idea y aceptara la ayuda internacional.
A pesar de los contratiempos y de este varapalo, los 16 voluntarios de la oenegé IAE, que viajaron asistidos por cinco perros, vuelven con la conciencia tranquila de haber hecho todo lo posible para intentar ayudar a las víctimas de la catástrofe.
Un objetivo que al final no han podido cumplir ya que las autoridades turcas «nos han cerrado las puertas. Hemos hecho todo lo que debíamos y lo que hemos podido», manifestó Moisés Belloch.
Cabe recordar que los miembros de esta oenegé, que se desplazaron hasta Turquía, han estado casi dos días negociando con la cónsul, la Embajada y el Departamento de Exteriores su posible entrada al país.

La ONG que trató de entrar en Turquía para buscar víctimas en el terremoto lamenta la actitud del Gobierno

«Hemos apurado todo el tiempo allí presionando y nada. Nos han llevado donde han querido sin que nadie nos viera y no nos han dejado prestar nuestra ayuda», comentó el presidente de la oenegé IAE de Algemesí quien aseguró que, a pesar de todo, «nos han tratado bien».
Unos trámites que finalmente no dieron sus frutos y que han provocado que los voluntarios regresaran ayer a España indignados por el hecho de que Turquía les haya cerrado las puertas. Su indignación aún creció más en la jornada de ayer al conocer el cambio de actitud del Gobierno turco, que ahora sí acepta la ayuda internacional.
«Estamos aún más afectados que cuando estábamos allí porque ahora el Gobierno de Turquía quiere ayuda y nosotros hemos estado allí y no han querido que participáramos en las tareas de rescate», se lamentó Belloch.
El gobierno turco pide ahora ayuda internacional

El Gobierno turco ha cambiado de postura y acepta finalmente la ayuda ofrecida por varios países, incluido Israel, para apoyar las labores de asistencia tras el fuerte terremoto del domingo, que ha dejado 461 muertos y 1.352 heridos en la provincia oriental de Van.

Según un comunicado del Ministerio turco de Asuntos Exteriores, se necesitan tiendas de campaña y casas prefabricadas para realojar a los cientos de personas que han perdido sus hogares y que, en muchos casos, han tenido que pasar la noche a la intemperie con temperaturas muy bajas.

El comunicado indica que el Gobierno turco ha contactado con todos los países que habían ofrecido ayuda y ha solicitado ese material.

La aceptación de ayuda del exterior incluye también a Israel, país con el que Turquía mantiene tensas relaciones, y que está preparando el envío de estructuras que puedan ser empleadas como viviendas.

La llegada de equipos de salvamento extranjeros había sido rechazada por Ankara, argumentando que no era necesaria, y sólo los equipos enviados por Azerbaiyán e Irán (dos países colindantes con la región afectada por el terremoto) están trabajando en la zona.

Efe -Carmen Cerveró (Las Provincias)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here