Algemesí despide con dolor y tristeza a la topógrafa Noelia Rodríguez que falleció en las obras de una presa de Burgos

0
1480

El coche fúnebre antes del funeral en Algemesí /F. García

Algemesí despidió este mediodía  con dolor y tristeza  a la topógrada Noelia Rodríguez que falleció en Burgos al precipitarse una cuba durante la construcción de la presa de Castrovido donde trabajaba.  El funeral se celebró en la basílica menor  de Sant Jaume de Algemesí donde familiares, amigos y autoridades mostraron las condolencias por esta trágica pérdida.

Noelia Rodríguez nació en Algemesí en 1975. Tenía una hermana, María Amparo, y estaba muy ligada a su localidad natal pese a llevar cuatro años viviendo en la población castellana.

Participó en la Setmana de Bous
Se le pudo ver recientemente en la tradicional ‘Setmana de Bous’ que se celebra en la localidad, donde disfrutó de unos días de descanso junto a los suyos. Sus allegados comentaron que Noelia deseaba visitarles con más asiduidad pero era un largo viaje.
Un golpe muy duro
Al conocer la noticia, una de sus amigas en Algemesí aseguró que su trágica muerte ha supuesto «un golpe muy duro para todo el municipio». «Todos los que la conocíamos nos hemos quedado de piedra. Es una verdadera lástima lo que ha ocurrido», apostilló.
Desde el Ayuntamiento de Algemesí expresaron su intención de ponerse en contacto en breve con la familia de la fallecida para ofrecerles su colaboración. Hasta la tarde de ayer no había sido posible, ya que los parientes más próximos se marcharon hasta Burgos para hacerse cargo de los restos mortales e interesarse por las razones del siniestro. El Consistorio envió un telegrama para mostrar sus condolencias y brindarles su ayuda, así como la empresa constructora que también transmitió su «condolencia» a los familiares de los fallecidos y se puso a su disposición.
La subdelegación del Gobierno en Burgos alojó ayer a las familias en un hotel de la capital y la Junta de Castilla y León puso a disposición de los afectados a los psicólogos de Emergencias.
Recientemente, la topógrafa de Algemesí había entrado en el mundo de las redes sociales y en agosto compartió algunos mensajes con sus amigos valencianos. «Qué calor. Sí, en Burgos mucho calor», comentó el pasado 20 de agosto.
Feliz por sus vacaciones

Unos días antes señalaba que estaba disfrutando de una semana de vacaciones. Una amiga y compañera en el colegio Santa Ana, donde ambas estudiaron, señaló que la echaba de menos tras conocer que se encontraba en Burgos. Añoraba poder juntarse con ella en «una comida o una cena».
El accidente se produjo sobre las cinco de la tarde, al desprenderse una cubeta de hormigón de grandes dimensiones. Fuentes sindicales apuntaron a un cable en mal estado como posible causa. Los equipos de rescate tardaron seis horas en rescatar a los cuatro fallecidos.
Murieron en el acto

Fidel Ballestero y Jesús Heras son dos de los seis bomberos de la localidad que acudieron hasta el lugar del suceso. Llegaron sobre las 16,30 horas. «Yo me quedé helado, no había presenciado en mi vida nada así», señalaba ayer el primero a este periódico. Recuerda que un guardia civil le preguntó si activaba algún tipo de alerta y el le contestó: «Activa todo lo que sea, porque esto se nos puede ir de las manos». Y eso que a esas horas no eran conscientes de la dimensión de la tragedia. Creían todavía que había dos muertos y dos heridos, ya que dos de los cuerpos permanecían ocultos entre la cuba y el hormigón.
Su primera misión consistió en elevar los cuerpos de los heridos desde la terraza donde ocurrió el siniestro hasta la carretera que se eleva sobre esa zona de obras. Los facultativos de Sacyl los habían estabilizado y había que desplazarlos hasta el helicóptero y la ambulancia, que los trasladarían hasta el hospital Yagüe de Burgos.

Después llegaría lo peor, el rescate de los cadáveres. Todos «debieron morir en el acto tras el impacto de la cuba», subraya Fidel Ballestero, quien explica que la tolva con el hormigón cayó con el orificio de salida hacia abajo. Y en el brusco descenso engulló a uno de los dos encofradores. En las labores posteriores para vaciar el depósito apareció el cuerpo cubierto totalmente de cemento, arena y piedra.

Sobre un encofrado

Cada cuerpo yacía en un lugar. El de Noelia Rodríguez, la topógrafa, apareció a dos metros de la cuba, sobre un encofrado. El del capataz, Mariano Rodríguez, tampoco estaba bajo la tolva, sino justo a un lado, con la cabeza decapitada.
El cuarto cuerpo, el del segundo encofrador, se encontraba debajo de la cuba. Ambos bomberos recuerdan que tuvo que pasar mucho tiempo hasta poder mover la tolva, ya que la grúa no podía alzarla con toda la mezcla en su interior. Por ello tuvieron que usar pico y pala para sacar todo el hormigón de dentro a fin de disminuir su peso. Una vez conseguido, ya fue posible levantar el depósito y empezar a sacar los cadáveres.
Esta tarea se alargó hasta las 23 horas. Los bomberos de Burgos, que enviaron dos dotaciones, con seis efectivos cada una, también contribuyeron al rescate de los cadáveres.

Fidel y Jesús no han presenciado ninguna tragedia de esta naturaleza y reconocen estar «muy afectados por lo sucedido». «Cuando llegas allí, todo te parece caótico, pero como hay que ponerse a trabajar, no te da tiempo a darte cuenta de cómo son las cosas», explica Jesús Heras. Y es que los bomberos voluntarios de Salas están acostumbrados a intervenir en incendios y, de cuando en cuando, en un accidente de tráfico. «Pero lo de ayer fue muy duro», recuerda Fidel.
Los fallecidos no eran muy conocidos en el pueblo. El que más, Ángel Rubio, el capataz, que llevaba viviendo dos años con su mujer en Salas. Los encofradores, Mariano Rodríguez y Lorenzo Tomé, solo llevaban cinco meses y vivían con otros dos trabajadores en un piso de la calle Madrid.

En Mi Bar, un establecimiento hostelero situado cerca de la Plaza del Ayuntamiento, desayunaba todas las mañanas la topógrafa, Noelia Rodríguez. Sonia, camarera y esposa del propietario de la cafetería, la recuerda bien. «Vivía en Burgos, era soltera e iba y venía cada día a la obra de la presa», afirma.

Manuel García -Las Provincias- /Foto: Francisco García
Diario de Burgos

http://www.youtube.com/watch?v=ifMSMLoWIsg


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here