El aumento del precio internacional del arroz no se refleja en el campo valenciano al inicio de la siega

0
184

Arrozales de Sueca.

AVA-ASAJA exige al Gobierno y Competencia que estén atentos a las operaciones que podrían conducir a un exceso de concentración y condicionar así los precios a la baja

El sector arrocero valenciano está viendo frustradas, en estos primeros días de la siega, las buenas expectativas comerciales que había despertado la evolución al alza del precio internacional del arroz en los principales países productores y en los mercados de futuros. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) constata que este escenario mundial no está teniendo su fiel reflejo en el campo valenciano.
Los primeros tratos de la campaña se han cerrado con cotizaciones en origen que, si bien suponen una mínima mejoría respecto al ejercicio
anterior, en absoluto cubren unos costes de producción en constante aumento. Aunque la producción mundial de arroz alcanza un volumen récord –superando en un 2,5% la cosecha de 2010– las cotizaciones no cesan de subir debido a varias causas.
Por un lado, grandes potencias productoras de arroz como Tailandia han aplicado una política de incentivos al cereal local, consistente en comprar a los campesinos por encima de los precios del mercado, con el fin de garantizar ante todo el abastecimiento a su población. Por otro lado, los importadores buscan otras procedencias con menores volúmenes, lo que está estimulando alzas de precios en todos los mercados, incluido el europeo. Esta tendencia se está consolidando y, lejos de remitir, encuentra su eco en la Bolsa de Futuros de Chicago que augura un nuevo incremento del 10% en un mes.
Pese a esta coyuntura favorable, en L’Albufera y el marjal Pego-Oliva los precios en campo apenas han repuntado a los niveles registrados en otras latitudes. Tampoco está contribuyendo a mejorar las cotizaciones un factor tan decisivo como es el apreciable descenso de la cosecha en la mayoría de variedades, excepto el Bomba, debido al clima irregular del verano. Los productores corren así el riesgo de acumular pérdidas por
tercera campaña consecutiva.
Encarecimiento del gasoil, electricidad y tratamientos
Según un estudio técnico de AVA-ASAJA, los costes de producción se han disparado un 40% en las seis últimas temporadas debido al encarecimiento del gasoil, la electricidad y los tratamientos. Solo las compensaciones europeas que reciben los arroceros por respetar una serie de condiciones medioambientales en el parque natural hacen posible la viabilidad del cultivo.
El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, denuncia “la relativa apatía que predomina en el sector arrocero valenciano y que no se corresponde con la realidad de este cereal en el resto del mundo”. El dirigente agrario solicita al Gobierno y a la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) que “estén especialmente atentos a determinadas operaciones que puedan conducir a un exceso de concentración de cuota de mercado y por tanto puedan terminar por condicionar los precios a la baja”. Aguado hace alusión así a la reciente adquisición de la división arrocera de SOS por parte de Ebro, que pasa a concentrar hasta el 25% de la cuota nacional.
Otro de los problemas a los que hacen frente los productores es la oleada de robos que se está produciendo en casetas y sistemas de bombeo en los ‘tancats’. En lo que llevamos de campaña, los arroceros valencianos acumulan 200.000 euros en pérdidas. Además, las medidas de prevención adoptadas para evitar daños causados por la avifauna –cañones de ruido, vigilancia nocturna, etc.– han comportado unos costes
añadidos que superan los 40.000 euros. “Si las administraciones y la sociedad en general quieren seguir disfrutando de parajes tan vivos como L’Albufera y el marjal Pego- Oliva, deberían tomarse las iniciativas oportunas para garantizar la viabilidad del cultivo del arroz por su importante papel en la preservación de este gran patrimonio territorial”, afirma Aguado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here