Tanquem Cofrents denuncia la degradació de la seguretat que pateix esta central nuclear

0
228

La plataforma “Tanquem Cofrents”, que agrupa a los principales organizaciones ecologistas, y otras organizaciones de la sociedad civil valenciana, denuncia que se han modificado algunas condiciones de funcionamiento de la central de Cofrentes, que suponen una degradación de la seguridad de esta planta.

En primer lugar se van a dejar de realizar inspecciones de las soldaduras circunferenciales de la vasija del reactor, que contiene las barras de uranio y está llena de agua altamente radioactiva, lo que somete los metales, como los de estas soldaduras, a una fatiga de material extrema. En caso de que se dieran grietas en estas soldaduras se produciría una perdida del agua de refrigeración, lo peor que le puede ocurrir a una central atómica, similar a lo que ha ocurrido en los reactores de Fukushima. El buen estado de estas soldaduras son particularmente importantes en caso de una situación de LTOP (sobrepresurización en frío) de la vasija, una situación que puede ocurrir durante el funcionamiento normal de la central, y que se puede por tanto minimizar, pero también puede ocurrir por averías, como de hecho ha estado a punto de ocurrir en centrales similares a la de Cofrentes.

En segundo lugar, se va aumentar el grado de quemado de parte de las barras de uranio desde 40 MWd/kg U, que es el grado máximo que se alcanzaba hasta ahora, hasta 70  MWd/kg U. Esto tiene como resultado un aumento de la oxidación y corrosión de estas barras, que aumenta la probabilidad de fugas y contaminación del agua del reactor, asi como una disminución de su conductividad térmica, lo que en caso de incidentes de sobrepotencia térmica o de perdida de agua refrigerante agravaría las consecuencias del accidente.

Tanquem Cofrents quiere destacar especialmente que estas actuaciones que degradan y relajan la seguridad se producen justamente en el momento en que se tendría que hacer todo lo contrario, es decir, cuando se acaba de autorizar el  funcionamiento durante diez años más, hasta 2021,  de una central vieja y deteriorada, que ya tiene 27 años, dos más que la vida útil que le dieron sus fabricantes.

Estas modificaciones en el funcionamiento de la planta han sido autorizadas por el Consejo de Seguridad Nuclear en el Pleno del 20 de julio pasado, en base a la extrapolación de datos experimentales y a cálculos probabilísticos, considerando que la probabilidad de que estas modificaciones produzcan problemas es lo suficientemente baja como para permitirlas. A este respecto, la plataforma Tanquem Cofrents  afirma que esta forma de funcionar ya no es válida en la era post-Fukushima en la que hemos entrado. Hay que recordar que el accidente en la central de Fukushima se ha producido porque los técnicos de la central consideraron que la probabilidad de que ocurriera un tsunami de más de 6 metros era despreciable y sólo construyeron barreras de esta medida, con las consecuencias por todos conocidas.

Aumentar los enormes beneficios

Por último, Tanquen Cofrents quiere denunciar que el motivo por el que la central nuclear de Cofrentes, con la complicidad del CSN,  ha realizado estas modificaciones ha sido, como siempre, aumentar aún más los enormes  beneficios que tiene la central (obtiene en la actualidad unos beneficios netos de entre medio y un millón de euros diarios, por la venta de 25 millones de kilowatios·hora ) aunque sea a costa, como es el caso, de disminuir la seguridad, y de ponernos a la población aun más en peligro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here