Los arqueólogos hallan en el yacimiento de La Carència de Turís 52 metros de muralla ibérica y una de sus torres defensivas

0
397
Los arqueólogos sacan a la luz parte de la muralla

Los últimos trabajos acometidos por el equipo de arqueológos del Servicio de Investigación Prehistórica (SIP) de la Diputación de Valencia en el yacimiento de La Carència, un «oppidum» ubicado en el término municipal de Turís, se han centrado en el Recinto III, donde se han puesto al descubierto 51,96 metros de muralla ibérica y una de sus torres.

La Diputación de Valencia ha consignado un total de 14.000 euros al Servicio de Investigación Prehistórica (SIP) para el desarrollo de los trabajos que, bajo la dirección de la arqueóloga Rosa Albiach Descals, se han desarrollado durante el mes de julio. El equipo de trabajo estuvo formado por 17 estudiantes y licenciados en Arqueología e Historia por la Universidad de Valencia e Italia, tres arqueólogos para trabajos de acondicionamiento en la excavación, documentación y dibujo, y un técnico en topografía.

Tal como explicaba Rosa Albiach, arqueóloga del SIP de la Diputación de Valencia y conservadora del Museo de Prehistoria de Valencia, «se ha podido documentar muy bien este tramo de su muralla obteniéndose importante información sobre su construcción y cimentación».

Para su construcción «se adaptó perfectamente a la roca natural y para su cimentación se erigió un zócalo de piedras de 1,35 metros de altura hecho con sillares de medida media y grande, trabajados por la carra externa, y que alternaron con piedras irregulares, trabados en seco. El ancho oscila entre 1,30 y 1,55 metros».

Una muralla ibérica de 5 metros construida con piedra y tapial de tierra

«Lo más interesante y novedoso de esta campaña fue el hallazgo de un gran derrumbe de la muralla donde, por primera vez, la excavación nos ha mostrado una evidencia de como fue el alzado de la muralla: una alternancia de un tramo de piedras y junto a él otro tramo de tapial de tierra, y así sucesivamente a lo largo de los casi 52 metros excavados», destaca Albiach.

De pocas murallas ibéricas se sabe cuál fue su alzado dado que no se ha podido conservar, «pero en este caso, gracias al los derrumbes caídos hacia el interior del oppidum, sabemos cómo era la muralla así como los metros aproximados que tenía de altura, entre 4 y 5 metros», explica la directora de la excavación. Estos datos serán concretados el próximo año «cuando con nuevas excavaciones podamos determinar unas medidas más aproximadas de cada tramo de alzado y ver su pauta constructiva», avanza la arqueóloga Rosa Albiach.
En cuanto a la torre anexa a esta zona de la muralla del Recinto III, «sólo se ha podido realizar limpieza y en futuras campañas habrá que poner al descubierto su planta completa de la cual solo hay visibles tres de los cuatro muros, que proporcionan unas medidas aproximadas de 4,45 x 7,50 metros».

Trabajos en La Carència durante el mes de julio

Fotografías aéreas para delimitar futuras áreas de trabajo

Los 17 estudiantes que colaboraron en esta campaña realizaron prácticas de documentación de excavación con la cumplimentación de fichas de trabajo y también de fotografía, tanto de la planta de la muralla como de los alzados y de su derrumbe. También se ha realizado un vuelo de reconocimiento del yacimiento y su entorno para poder plantear futuras campañas y avanzar en la investigación general.

La Carència es un poblado de gran extensión que tiene una continuidad de ocupación desde el Bronce Final, pasando por las épocas ibérica, romana republicana y romana imperial, hasta alcanzar el periodo islámico. Gracias a los trabajos de la investigadora Milagros Gil-Mascarell acometidos en los años 1971 y 1972, se dató la secuencia cronológica de una parte del yacimiento, así como el tipo de construcciones.

10 años de trabajo arqueológico

En 2001 el SIP de la Diputación de Valencia retomó los trabajos arqueológicos con la pretensión de consolidar el yacimiento, dada su importancia en las épocas ibérica y romano-republicana, y ratificar su evolución cronológica y urbanística así como también realizar una valoración del territorio. La Carència era un oppidum o lugar fortificado indígena y es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de las tierras valencianas tanto para la época ibérica como durante la romanización, teniendo una perduración hasta el siglo IV d.C., con una ocupación puntual en época almohade.

Durantes las épocas ibérica y romana tuvo tres recintos fortificados con murallas y torres cerrando 8,6 hectáreas, construidos entre los siglos IV y III aC. Tenía, al menos, dos áreas artesanales fuera de las murallas, y un camino principal de acceso al oppidum así como otras dos sendas de entrada y salida al mismo, además de un camino interior que comunicaba los tres recintos. El material cerámico, metal, vidrio y monedas hallados en el yacimiento nos indican que hubo una amplia relación comercial a nivel regional, peninsular y con el resto de pueblos del Mediterráneo.

Una nueva ciudad: Kili/Gili

Los trabajos de excavación e investigación desarrollados tanto en el yacimiento como en su territorio inmediato cuentan con un equipo pluridisciplinar que ha permitido mostrar, durante estos diez años, la entidad de este yacimiento como un núcleo central de un amplio territorio, identificado con la ceca Kili/Gili, así como aproximarse a conocer la evolución de su paisaje en la antigüedad.  «En agosto de 2008 se declaró B.I.C. el yacimiento y su entorno, reforzando así el compromiso que tenemos por defender nuestro patrimonio y en este caso, sobre todo, por el espolio que ha tenido el yacimiento a lo largo de los últimos treinta años», recuerda Rosa Albiach.

Para contribuir a la difusión y divulgación de los bienes culturales valencianos se preparó un Itinerario Arqueológico por las murallas del yacimiento que en 2009 se realizó con la ayuda de la Conselleria de Cultura y Deportes y el Ayuntamiento de Turís con el Proyecto «Entidad y difusión del oppidum ibérico y romano de La Carencia», colocándose seis carteles informativos que conducen a los visitantes a adentrarse por un recorrido que cuenta su larga historia dentro de sus tres murallas.

Imagen aérea del yacimiento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here