Los aficionados despidieron a la UD Alzira de la Segunda B con una ovación pese a la derrota ante el Benidorm (0-2)

2
238
La afición estuvo de 10

Los aficionados valoraron el tremendo esfuerzo realizado por su equipo durante las últimas jornadas para salvar la categoría, de ahí que, pese a la decepción sufrida, ovacionaron a los jugadores al finalizar el partido.

Pese a los constantes ánimos que insuflaron los más de 2.000 aficionados presentes en el Luis Suñer Picó, no pudo ser y la UD Alzira ya está en Tercera División a pesar de la remontada de los dos últimos meses. Los blaugranas no pudieron contra el Benidorm (0-2) y aficionados y jugadores acabaron hundidos de moral, pero el fútbol es así. Con un espectacular ambiente la afición recibió a UD Alzira y respondió a la llamada del club y de los jugadores en el «partido del año» contra el Benidorm con una entrada de más de 2.500 espectadores. La primera parte acabó con empate a cero. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio por las víctimas del terremoto de Lorca. El partido comenzó con un primer susto que dio el Bernidorm con un tiro de Luis Doménech que se marchó fuera y presionó durante los primeros minutos. Pero poco a poco la UD Alzira comenzó a dominar la situación, aunque sin combinar con rapidez. La  primera ocasión del Alzira fue a cargo de Pulga que lanzó el balón contra el palo de la portería alicantina. Después hubo otro lanzamiento de Pucho aunque fue muy centrado.

En el minuto 25, Pulga volvió a tener una ocasión de adelantar a los locales pero el portero Óscar, muy seguro, detuvo el disparo. A continuación  Pucho tuvo otra oportunidad tras un rechace en el área del Benidorm. En el último cuarto de la primera parte, el Alzira se hizo dueño de la situación, pero sin descuidar la defensa. Tiquinho llevó de cabeza a la defensa benidormera con varias incursiones por la banda. Otra vez Pucho, en el minuto 40 tuvo la ocasión más clara de esta primera parte.

Con el empate del Alzira contra el Benidorm y del Gandia-Mahonés en la primera parte, los blaugranas jugarían la promoción de descenso.

Mazazo para el Alzira

Con nervios y sufrimiento en el público comenzó la segunda parte en Suñer Picó. Jarro de agua fría en el segundo minuto con un golazo del Benidorm a cargo de Ocaña y la sombra de la Tercera División invadía el ambiente. El Alzira enmudeció y la UD Alzira se lanzó al ataque y Tiquinho tuvo otra ocasión de oro para empatar. En esta segunda parte el Benidorm se plantó muy bien en el terreno de juego y el Alzira a través Pulga otra ocasión, aunque el respetable pedía penalti. El Alzira a la desesperada hizo varios ataques con Tiquinho, Pulga  y Edu Silva, mientras el público cada vez estaba más nervioso.

El Suñer Picó enmudeció de nuevo cuando el Mahonés marcó el primer gol en Gandia. Los jugadores del Alzira lo intentaban una y otra vez pero el balón no entraba en la portería de Óscar. Manolo Herrero quemó su último cartucho sacando al terreno de juego a Félix Ettien por Pucho a falta de 15 minutos. El Alzira a la desesperada arrinconó al equipo de Roberto Granero y la afición animaba con los ojos puestos en el reloj.

El público pidió penalti en una jugada de Roberto Amarilla que la tuvo en franquicia para empatar al igual que Ettien que lanzó el balón fuera. Al final el árbitrò prolongó 5 minutos el partido pero el Alzira no pudo aunque Amarilla tuvo una gran ocasión. En el último minuto el Benidorm marcó el segundo gol a cargo de Guerra. Desolación y tristeza en el Suñer Picó, mientras el público ovacionó al equipo.

Instrucciones, ánimos y desconsuelo

El ténico, Manolo Herrero y los componentes del banquillo local vivieron con un gran intensidad y tensió los últimos y decisivos 45 minutos.. Los ánimos llegaban también desde la trastienda con un David Fas que daba instrucciones a sus compañeros y reprimendas al juez de línea y al árbitro. «Pucho ponla templadita» le decía a su compañero cuando se disponía a botar una falta», «Félix, la moto» le sugería a Ettien para que se internara por la banda. En el minuto 83 todo el banquillo, con el técnico a la cabeza, saltaron como un resorte hasta la línea que delimita el campo reclamando un penalty por unas manos clarísimas dentro del área de un defensa del Benidorm. Las protestas le valieron a Manolo Herrero su expulsión.

Con Ettien y Brenes en el campo y el técnico en la grada, cogieron el relevo Pociello y Escudero que en los minutos que restaban hicieron de entrenadores y de presionadores del trío arbitral. Pero el colegiado catalán no se inmutó ante ninguna de las numerosas protestas de la grada y de los jugadores.

Las manecillas del reloj avanzaban inexorablemente hacia el final del partido. Todo el estadio suspiró al comprobar que el encuentro se alargaba hasta el minuto 95. El esférico rondó en varias ocasiones la línea de meta visitante durante estos cortísimos 300 segundos pero no quiso entrar. El capitán Roberto Amarilla, que jugó los últimos minutos prácticamente de delantero centro, tuvo la última pero la echó fuera. Con el equipo volcado en el campo del Benidorm y cuando apenas quedaban unos segundos llegó el mazazo definitivo con el segundo tanto visitante.

El público no pudo evitar su decepción porque la permanencia se había quedado a un solo gol, pero acto seguido y ante el abatimiento de los jugadores les premió con una sonora ovación. Herrero les consolaba conforme entraban en los vestuarios, pero para Sito no había consuelo y su llanto conmocionó a los espectadores que se resistían a aceptar el descenso y a abandonar el estadio.

Llevan cuatro meses de penurias económicas y pese a ello se habían conjurado en dejar a la UD Alzira en la Segunda B. En el palco de autoridades se notaba la ausencia del presidente, Pepe Bosch y la presencia del concejal de Deportes, Eliseo Candela, que sufrió como el mejor de los aficionados. Una madre se esforzaba, en la tribuna, por consolar a su hijo de apenas 7 años al que se les saltaban las lágrimas por la derrota y el descenso. A buen seguro le dijo, que no se preocupara, que  la próxima temporada recuperarán la categoría.

Granero: «Ha sido una temporada de locos»

«El Alzira nos lo ha puesto muy difícil, hoy hemos tenido la fortuna que no hemos tenido durante la temporada. Al final ha habido justicia y ahora a jugar la promoción. Ha sido una temporada de locos (refiriéndose a la falta de cobro de jugadores y cuerpo técnico)», señaló el técnico del Benidorm en rueda de prensa, Roberto Granero.

Herrero: «Hemos tenido muchas ocasiones»

Mientras el entrenador de la UD Alzira, Manolo Herrero, decepcionado explicó que era «un partido a muerte, defender bien, pero al final llegan una vez y nos marcan el 1-0. Nosotros somos capaces de generar un número de ocasiones de gol muy digno, pero durante la temporada no has faltado ese gol». Herrero lamentó no haber rematado la faena después del juego y el «gran comportamiento de los chavales». El entrenador se refirió a David Fas pero «no hay que mirar atrás». Sobre un posible penalti por manos de un jugador del Benidorm «las he visto clarísimas».

2 Comentarios

  1. Ara lo que teniu que fer es no pagar y baixar a preferent, que allí vos espera el Carcaixent y així tindren un derbi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here