Honradez y profesionalidad en una UD Alzira descabezada y sin un presidente que encuentre soluciones

0
459

El pasado sábado se dio la comunión perfecta entre plantilla de jugadores de la UD Alzira y afición para juntos lograr el objetivo común de conseguir la victoria.

El encuentro que realizó la UD Alzira ante el CF Badalona es digno de quedar en la memoria de los aficionados y en los anales del club, ya que se consiguió una victoria buscada desde el primer segundo del encuentro y peleada hasta el último suspiro del partido.
Pero antes de todo, hay que dejar claro y dar la importancia que tiene a cada uno en este encuentro épico que puede llevar a la UD Alzira a lograr la permanencia en Segunda B.
Tres victorias y seis empates en cuatro meses sin cobrar
Sin duda alguna la parte más importante de todo este sueño, que puede tener un final feliz, es la plantilla de jugadores cuerpo técnico y empleados de la UD Alzira. Con la victoria ante el CF Badalona el equipo de Manolo Herrero acumula nueve jornadas imbatido, seis empates y tres victorias, y todo ello lo está logrando un plantel de futbolistas y técnicos que están cuatro meses algunos, otros cinco, sin cobrar sus mensualidades y pasando verdaderos apuros económicos en sus, día a día, para sacar adelante a sus familias.
Y a toda esta situación dramática que pasan los jugadores, se une el cisma que atraviesa la directiva del club, la cual aparece las  últimas jornadas descabezada, sin un presidente al frente que encuentre soluciones rápidas para aliviar la situación desesperada de estas familias. O que les transmita en un contacto diario, la confianza que necesitan unos jugadores y empleados que pese a esta situación tan angustiosa para ellos, están demostrando una honradez y profesionalidad que haría falta que demostraran también tener muchos de los directivos.
Ahora las palabras y las buenas voluntades ya no valen, solamente vale el que los jugadores y empleados del club cobren sus salarios, porque si se produce el éxito deportivo, el fracaso administrativo será todavía mayor.
Vicent Cucarella/ Foto Pepe Roig

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here