Cava catalán contra chupito valenciano

0
296

Una lucha que bien podría recordar al enfrentamiento entre David y Goliat se está manteniendo entre la empresa familiar turisana Mieles Sala Higón, S.L. y la todopoderosa catalana Codorniu a cuenta de la similitud en el nombre de uno de sus productos.

Esta última, poseedora de la marca Raimat para la comercialización de una de sus líneas de cavas y vinos, pretende impedir que la empresa valenciana Mieles Sala Higón, S.L, con sede en Turís, saque al mercado un licor tradicional elaborado con uva moscatel (100 % valenciana) y miel de azahar de nuestros propios naranjos, bajo la marca Raïmel. Palabra que resulta de la unión de dos de los elementos que lo componen, raïm (uva) y mel (miel).

Raïmel, o “El chupito valenciano” como se le conoce a nivel popular gracias a la campaña de promoción que esta empresa familiar ha llevado a cabo en diferentes medios de ámbito valenciano coincidiendo con la temporada de fallas, pretende ofrecer a la sociedad un producto autóctono para acompañar las sobremesas. Se trata, por tanto, de un licor de baja graduación que cuenta con  el beneplácito de la Generalitat Valenciana, el C.R.D. Vinos de Valencia y la misma asociación de vendedores de vinos  valencianos Els Bodeguers.

Tratándose de un producto totalmente diferenciado en el que no coinciden ni las variedades de uva empleadas, ni la forma de elaboración, ni la forma de envasado, ni siquiera la utilización de un producto natural como es la miel, la única duda que pudiera existir para eliminar Raïmel del mercado es su “presunta” coincidencia con la marca  Raimat. “Vamos, como si Coca-Cola quisiera que no se vendiera Colacao por la coincidencia en la mitad de su nombre”, explican desde la gerencia de Mieles Sala-Higón.

Las mismas fuentes sospechan que “bajo este intento de erradicar el nombre de Raïmel subyace en realidad un nuevo intento por frenar el impulso comercializador de una empresa que ha apostado por la innovación para defender, desde Valencia, el consumo de productos autóctonos, elaborados con materias primas de nuestra tierra y, por supuesto, con la máxima calidad”.

ENRIQUE MORA FORTAÑA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here