L’Alzira arranca un punt en Vilamarxant (1-1)

0
47
L'onze titular de la UD Alzira. Foto: Toni Correas

La UD Alzira volvía a Vilamarxant tras la dura derrota por 4-0 que vivieron los azulgranas en el Germans Albiol de la ciudad valenciana la temporada pasada. Un Alzira renovado que mostró una imagen mucho mejor que la del pasado curso.

Quesada repitió el once que venció con solvencia al CD Roda, únicamente cambió a Siscar por Abel.

El Alzira salió intenso y metido en el partido, ante un Vilamarxant que tiene las pautas marcadas y que despliega un fútbol muy efectivo. Vicent Dolz se quedó a poco de anotar un gol que habría sido histórico; el guardameta alzireño sacó de portería buscando a Mauro y Benja -los hombres adelantados del Alzira- y el esférico fue complicándose, hasta el punto que salió muy cerca de la meta defendida por Rafa.

Los córners a favor de los azulgrana fueron una constante, ya que resultó curiosa la facilidad con la que Kaiser y Córcoles, -los defensas centrales de los amarillos- despejaban a saque de esquina. La siguiente oportunidad para los alzireños la tuvo Abel en sus botas: Dolz sacó en largo, Boix prolongó quedándose el esférico muerto, hasta que llegó el de Llaurí, que metió su pierna izquierda probando una ajustada vaselina que Rafa atajó.

El Alzira tenía el encuentro controlado, y en una incursión por banda de Adrià Granell, Pepín le derribó y Abad Esteban consideró que el contacto fue suficiente para señalar penalti a favor de los locales; la decisión no estuvo exenta de protestas por parte de los numerosos aficionados alzireños desplazados a Vilamarxant.

Borja Mir no falló y batió a Dolz con un certero disparo desde el punto de penalti. El Alzira no bajó la cabeza y continuó trabajando en busca de un gol que igualase la contienda; en una acción ensayada a balón parado, Guzmán abrió a Abraham, que centró al segundo palo en busca de un Boix que remató, paseándose el cuero por la línea de la portería defendida por el ex del Burriana, Rafa.

De nuevo Boix -quién estuvo muy activo- probó al guardameta local con un disparo que fue plácido a sus manos.

Ya en el segundo tiempo, Carles Marco -que estaba amonestado- fue sustituido por ‘El mago de Caudete de las Fuentes’, Luis García. El Alzira mostró una ambiciosa carta de presentación en el segundo tiempo, y Abel centró a la cabeza de Mauro, que remató alto. No en vano, Guzmán fue una de las sensaciones del encuentro en su vuelta a Vilamarxant, y con un zurdazo ajustado desde fuera del área buscó igualar el encuentro, topándose con la madera.

Esta acción sirvió como preludio para lo que más tarde acontecería, el propio Guzmán filtró un pase sensacional a Luis García, que como antaño fue en diagonal hasta el borde del área, donde armó con su excepcional izquierda y batió a Rafa introduciendo el esférico por la escuadra derecha de su meta.

El Alzira estaba en un momento maravilloso y se veía más cerca un segundo gol que nunca llegó. Nemesio probó desde 30 metros al guardameta del Vilamarxant con un zurdazo que atajó Rafa. El conjunto local buscaba aprovechar la velocidad y corpulencia de sus arietes, Adri y Borja ante la férrea defensa alzireña. La última la tuvo Granados, -quién en su debut cuajó una buena actuación-, que filtró un balón dentro del área que no conectó con nadie.

El Alzira recibirá el próximo domingo a las 19h a un Paterna que ha vencido al Silla por 1-0 en el Gerardo Salvador.

Alineaciones.-

Vilamarxant C. F., 1: Rafa; Adrià Granell, Kaiser, Córcoles, Víctor; Laurent (Peralta, 75′), Suárez, Castillejo (Nicolás, 69′); Adri y Borja Mir.

 

  1. D. Alzira, 1: Dolz; Carles Marco (Luis García,45′), Pepín, Isaac, Abraham; Boix, Prieto (Nemesio, 75′); Guzmán (Granados, 75′), Benja, Abel; Mauro.

 

Árbitro: Abad Esteban, asistido en las bandas por Cantón Vitoria y Torres Fernández. Amonestó a los locales Castillejo, Córcoles, Laurent y Granell, y a los visitantes Pepín, Carles Marco, Prieto, y al entrenador Pau Quesada.

 

Incidencias: Estadio Germans Albiol, ante 150 espectadores.