Responsabilizarnos de nuestros actos / Ángel J. Garcia

0
87
Ángel J. Garcia

RESPONSABILIZARNOS DE NUESTROS ACTOS, por Ángel J. García.

Ser responsable

Ser responsable es la capacidad para responder frente a unos actos. Integra la habilidad para tomar decisiones por uno mismo.

Es el pacto que debemos alcanzar por nuestras acciones. Ser responsable no es llevar un peso encima, sino una liberación. Cuando somos responsables de nuestros actos somos conscientes de lo que hacemos. Es lo contrario de culpar a los demás y aprender en caso de cometer algún error.

Este aspecto del aprendizaje por error es positivo, ya que aumenta nuestro crecimiento personal por la experiencia.

Transformar cualquier problema en oportunidad

Ser responsable y asumirlo así nos empodera como paso previo a nuestros actos   -siempre en la medida de lo posible- y nos hace dueño de ellos.

Observando desde esta expectativa podemos progresar, y es más, transformar el problema en una oportunidad. Cualquier situación, adversa o no, sería una posibilidad en la que nosotros somos los responsables de nuestras circunstancias.

Allá donde podemos intervenir es donde habría que emplear nuestras energías, y lamentarse, lo único que nos hará es bajar nuestro nivel de compromiso, desempeño, y libertad con que vivimos nuestra existencia.

Los demás y el escudo que significan

Hemos aprendido –porque así nos lo han enseñado también- a echarle en innumerables ocasiones, toda la culpa a los demás y a no ser responsables de nuestros propios actos. Desde este punto de vista tan cómodo para no tener que esforzarnos, les damos un poder a las otras personas que tras analizarlo racionalmente, podemos ver que no tienen.

Si no es por algunas causas superiores o inamovibles, nadie nos obliga a hacer nada, ni nos disgusta o molesta en el supuesto de que nos empoderemos, y estemos convencidos que la última palabra para hacer o decir algo -o lo contrario- la tenemos nosotros mismos.

 

Libertad y ser responsable son conceptos que van unidos

El desempeño y el compromiso tienen una relación directamente proporcional: A mayor compromiso, mayor desempeño en la tarea. La libertad y la responsabilidad van de la mano, ya que una no existe sin la otra. La libertad te permite elegir entre varias opciones y esa elección da pie a que la persona pueda comprometerse y ser responsable de dicha elección.

Elegir libremente conlleva una decisión que, lógicamente, trae unas consecuencias de las que seremos responsables. De este modo es absurdo culpar a otros, mejor dicho, responsabilizarlos de algo que nos atañe a nosotros.

Finalmente, aludir a la responsabilidad como una cualidad que nace del respeto y de la aceptación propia.

Conociéndose y aceptándose a uno mismo, la persona es capaz de lograr la dirección de su vida dentro de unos parámetros más realistas y conscientes, sin tener que recurrir a la justificación externa.

 

Ángel J. García

Graduado en Educación Social y Pedagogía.

Máster en Coaching, Inteligencia Emocional, y Programación Neurolingüística.

Experto en Inteligencia Emocional y Social,  y en Diagnóstico y Desarrollo de la Alta Capacidad Intelectual.

angelog24@hotmail.com Móvil: 666403902.

C/ Calderón de la Barca, N.º 12, 2º, 2ª, Alzira (Valencia).