El Impuesto de Sucesiones y la derecha neoliberal / Opinión: Salvador Peris

0
171
Salvador Peris

Llama la atención que tanto el Partido Popular como Ciudadanos llevan en su programa electoral la supresión del Impuesto de Sucesiones al menos para las herencias entre padres e hijos.

Los impuestos además de su finalidad recaudatoria, tienen una carácter eminentemente político y filosófico.

Los Impuestos en nuestro país, en general, tienen esa doble función, por una parte, contribuir al gasto público y por otra contribuir a una mayor redistribución de la riqueza, así se dice en nuestra Constitución la cual establece que los impuestos serán igualitarios y progresivos.  Tengamos en cuenta que, cuando se habla de progresividad, lo que se está diciendo es que pague más quien más tenga, bien porque disponga de más renta o bien porque tenga una mayor riqueza.

De entre los Impuestos que pagamos en España los que tienen un carácter más progresivo son el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Entre ellos el Impuesto de Sucesiones es el que tiene un carácter más profundamente redistributivo de la riqueza pues limita que los grandes patrimonios se perpetúen en el tiempo agudizando más aún en la desigualdad entre los ciudadanos.

Suprimir este impuesto obedece a esa concepción filosófica en la que prima el individualismo sobre el interés colectivo. Esta forma de entender la vida en común considera que el Estado debe quedar reducido a la mínima expresión.  Considera que lo que es bueno para una persona necesariamente ha de ser bueno para la Sociedad, lo que en política es defendido por el neoliberalismo que domina la política europea y que en España podemos encontrar, por ejemplo, en el ideario del partido popular, para muestra la expresión, extraída de su programa, de que “el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos” (PP) justificando de esta manera la rebaja de los impuestos, sobretodo de los progresivos.

Volviendo al Impuesto de Sucesiones, en mi opinión considero que debe mantenerse, aunque es verdad que es necesario reformarlo en varios sentidos:

1.- Unificar el impuesto en todo el territorio Español.  Lo que ahora sucede es que en cada Comunidad Autónoma el Impuesto varía de forma realmente escandalosa.

2.- Establecer unos mínimos exentos suficientemente elevados en las transmisiones de padres a hijos para que no se originen situaciones en las que éstos tengan que malvender parte de lo heredado con el único fin de pagar el impuesto o directamente renunciar a la herencia.

3.- Posibilidad de entregar como pago del Impuesto alguno de los bienes heredados valorados de conformidad con el propio impuesto.

 

Salvador Peris/Economista