L’exercici, un aliat contra el càncer

0
388

Recientes estudios demuestran que una vida activa físicamente aporta numerosos beneficios para la salud física y mental, pero además puede ser un aliado en la prevención de padecer enfermedades cardiovasculares y de ciertos tipos de cáncer. Según apunta un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos que ha demostrado que hacer deporte, se asocia con una reducción muy significativa del riesgo de aparición de hasta 13 de los tipos de cáncer más comunes y mortales.

¿Por qué el ejercicio físico es un aliado en la lucha contra el cáncer?

 Existen varios motivos, uno de ellos es la relación existente entre cáncer-obesidad-ejercicio físico.

El sobrepeso tiene un efecto negativo en la salud, especialmente por problemas cardiológicos y metabólicos. La obesidad está relacionada con depresión, diabetes, hipertensión, colesterol, cáncer y envejecimiento, por lo que se recomienda controlar el peso corporal.

El ejercicio físico es una de las grandes herramientas que pueden ayudar a controlar y reducir el peso. Según la AECC, existen suficientes evidencias científicas que demuestran que una vida activa físicamente puede proteger, fundamentalmente, frente al cáncer de colon y de mama. Además, la actividad física regular contribuye a mantener el peso en los límites adecuados. https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/prevencion/haga-ejercicio-fisico-diario

Otro motivo es que la actividad física puede ayudar a los pacientes de cáncer a recuperarse mejor y convivir con su enfermedad con una mayor calidad de vida. La clave está en adaptar la actividad física al perfil de cada paciente, a su estado físico y al tipo de cáncer.

Beneficios de practicar ejercicio físico en enfermo oncológico

  • Ayuda a tu cuerpo a crear más hemoglobina y más defensas.
  • Fortalece el organismo para tolerar mejor los tratamientos y atacar al cáncer.
  • Los ejercicios de tipo cardiovascular ayudan a controlar el posible aumento de peso y mejorar la capacidad física que se ve reducida por la enfermedad.
  • Mejora la motivación personal y la autoestima; incrementa las relaciones sociales y la empatía; y aumenta el bienestar del afectado.
  • Consigue reducir algunos de los síntomas comunes de las terapias oncológicas, como la fatiga. Al contrario que el reposo, el ejercicio sí tiene los principios activos necesarios para contrarrestar esta condición física debilitada.

Cualquier cosa vale, desde subir escaleras, salir a caminar, bailar…, “busca lo que mejor se adapte a ti, lo que más te guste, pero muévete.”

Son muchos los deportistas afectados de cáncer que han retomado de forma temprana su vida activa y deportista como; Lance Armstrong, Martina Navratilova, Eric Abidal, Mario Gonzalez, Molina, Nene Hilario…

Recomendaciones para mantener una vida activa

  • Se recomienda realizar ejercicio moderado al menos durante 30 minutos, cinco días a la semana.
  • Incorpora actividades físicas en tu vida diaria:

ü  Sube y baja escaleras a pie. Evita el ascensor y accesos mecánicos siempre que puedas.

ü  Si es posible, ve andando a tu trabajo.

ü  Cuando estés viendo la televisión, aprovecha para hacer ejercicio (bicicleta estática, por ejemplo).

ü  Elige el deporte que más te guste e intégralo como parte de tus actividades diarias.

ü  Cuando camines por la calle, hazlo a un paso ligero.

Os animamos a que practiquéis ejercicio físico para poder aprovechar esos beneficios tan productivos, tanto para la salud física, como mental. ¡Muévete!

Yolanda Arenas Serrano

DUE de empresa de Valora Prevención