Més del 60% dels aturats de la comarca són dones

0
234

Incremento del desempleo y mucha más desprotección de los desempleados

Roselló: Es dramática la reducción de la cobertura de los parados

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de abril de 2018 en la Ribera, se ha situado en 20.450 personas, es decir, 177 parados más que en el mes de marzo.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 1.895 parados menos que el mismo mes del 2017 lo que supone una reducción de desempleo anual del 8’48%.

En cuanto a la contratación,  se han registrado 12.857 contratos en abril 2018, lo que ha supuesto 3.495 contratos más que en el 2017 es decir un 37’33% de incremento interanual. Por géneros, 4313 han sido a mujeres (33’55%) y 8544 a hombres (45’93%). La contratación indefinida mensual es de 985 contratos y la contratación temporal es de 11872 contratos lo que significa un 92’34% y la indefinida un 7’66%. Respecto abril 2017, la indefinida aumenta en 368 contratos (59’64%) y la temporal aumenta en 3127 contratos (35’76%). Los contratos de abril 2018 han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 77’83% a jornada completa y un 22’17% a tiempo parcial.

Para Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT PV,  el crecimiento económico y la evolución del empleo están siguiendo ritmos desiguales configurándose un mercado de trabajo con fuerte  temporalidad y precariedad.

Datos caracterizados por un sesgo de género, como viene siendo habitual, dado que la reducción se concentra entre los hombres. Esto supone que cada vez la brecha de género sea mayor, al ser el 60’35% de la población parada mujeres. Al igual ocurre en los menores de 25 años, donde se concentran el mayor número de desempleados en proporcionalidad.

Por último, para Roselló es dramática la reducción de la cobertura por desempleo de casi un punto porcentual que la sitúa en el 48,35%.

Para UGT-PV la Administración Central debe buscar una solución consensuada con los Agentes Sociales lo antes posible, además de relajar los requisitos del nivel asistencial, para que se produzca una mayor cobertura de prestaciones y así proteger a mayor número de personas.

La reducción de beneficiarios se concentra en las personas perceptoras de prestaciones contributivas y de subsidio, situación que se agravará a partir del mes de mayo por la paralización de su gestión de común acuerdo entre Gobierno Central y Gobiernos autonómico para la correcta ejecución de las rentas asistenciales (RAI, PREPARA, PAE).