Serveis hosteleria i turisme fan baixar l’atur en març a la Ribera

0
343

Ara hi han 20.273 desocupats a la comarca un 10% menys que fa un any

Roselló (UGT): La bonanza económica tiene que llegar a los trabajadores

La contractació ha experimentat un increment interanual del 18,56%

Només el 7,62% dels contractes registrats són indefinits

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de marzo de 2018 en la Ribera, se ha situado en 20.273 personas, es decir, 306 parados menos que en el mes de febrero

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 2.257 parados menos que el mismo mes del 2017 lo que supone una reducción de desempleo anual del 10’02 %.

En cuanto a la contratación, se han registrado 13.243 contratos en marzo 2018, lo que ha supuesto 2.073 contratos más que en el 2017 es decir un 18’56% de incremento interanual. Por géneros, 4.845 han sido a mujeres (36’59%) y 8.398 a hombres (63’41%). La contratación indefinida mensual es de 1.009 contratos y la contratación temporal es de 12.234 contratos lo que significa un 92’38% y la indefinida un 7’62%.

Respecto a marzo 2017, la indefinida disminuye en 23 contratos (2’23%) y la temporal aumenta en 12.234 contratos (20’67%). Los contratos de marzo 2018 han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 77’78% a jornada completa y un 22’22% a tiempo parcial.

El empleo creado en marzo viene vinculado a las actividades económicas de los sectores de servicios, hostelería y turismo. La afiliación a la Seguridad Social muestra un aumento del empleo. Pero el empleo que se crea sigue siendo a través de contratos injustificadamente breves; solo el 7’62% de los contratos registrados son indefinidos. Por ello, para UGT, resulta imprescindible reponer los derechos de los trabajadores y derogar en su totalidad las reformas laborales.

Además Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT PV incide que el crecimiento económico y la recuperación del mercado laboral no se transforma en calidad del empleo,que garantice unas condiciones dignas de trabajo y de vida para la población, ya que la salida de la crisis no está repercutiendo en el aumento del salario del trabajador ni en su estabilidad laboral. La bonanza económica de la creación del empleo conlleva beneficios a la empresa que no llega al trabajador, estos beneficios se deben  de repartir en forma de salarios y de mejores contratos.

Cifras similares a las de 2019

Para Roselló, hay trabajo porque es lo que demuestran los datos interanuales que estan en cifras similares a los del año 2009, pero el sistema de contratación ha cambiado y predomina la precariedad laboral que ha fomentado la reforma laboral. Es el momento de negociar en las empresas una subida salarial a los trabajadores para que también salgan del ciclo de la crisis y reactiven el crecimiento económico que beneficia a todos.

Tampoco hay que olvidar la extensión de la precariedad entre las personas que se encuentran en desempleo. La tasa de cobertura sigue siendo muy baja, un 49’35%, y la extensión del paro de larga duración, hacen necesario evaluar y extender, de forma urgente, la protección por desempleo, ampliando los criterios de acceso a las prestaciones.

Para Roselló es imprescindible potenciar las políticas activas de empleo desde el ámbito público, así como reactivar la negociación colectiva entre empresarios y sindicatos y que esta abarque a todas las empresas del mismo sector con igualdad de costes y oportunidades para ellas y proteja a todos los trabajadores por igual; siendo que todo ello también fortalecerían el tejido empresarial de nuestro territorio y sentarían las bases de un modelo económico diferente, más sólido y que no se sostenga exclusivamente sobre la precariedad laboral y los bajos salarios.