Ad
riberaexpress.es

La quota d’autònomo és en Espanya prou superior a la dels principals països europeus

Comparativa

Hay muchos países con una cuota de autónomo de cero euros

Alicia Alegre. Cuando un trabajador se plantea emprender un negocio por cuenta propia son muchas las incógnitas a las que se enfrenta. Por un lado, pasar de ser un empleado en una empresa a ser trabajador autónomo es cruzar una frontera psicológica que siempre genera dudas, independientemente del país en el que se resida. Por otro, los riesgos económicos que supone pagar una cuota de autónomo hace que el futuro autónomo tenga que recapacitar mucho acerca de la rentabilidad. La situación se complica si el objetivo es lanzar una startup en España, ya que es uno de los países famosos por presentar numerosas trabas y obstáculos para ser autónomo.

Una de esas famosas barreras es la cuota de autónomo mensual, que en comparación con otros países de la Unión Europea, no es una cuota económica. En España se paga cada mes en torno al 29% de la base de cotización que se haya elegido y teniendo en cuenta que la mayoría de autónomos –más del 80%– escoge la base mínima de cotización de 919,80 euros al mes, igual que la establecida en el último semestre de 2017, la cuota de autónomo en 2018 asciende a 275 euros mensuales.

Por falta de Presupuestos Generales del Estado para 2018, hasta su aprobación y puesta en marcha, siguen vigentes los presupuestos de 2017, pero se prevé que en los próximos presupuestos la cuota pueda ascender.

Aunque es importante destacar que si comparamos los servicios que se reciben con el resto de Europa, el pago de esta cuota incluye una serie de prestaciones que no se disfrutan en otros lugares. Por eso, a la hora de realizar cualquier comparativa, es imprescindible tener en mente no solo lo que se paga, sino lo que se recibe a cambio.

Desigualdades dentro de la Unión Europea

Según el último informe publicado por JPMorgan Chase New Skills at Work, alrededor del 14% de los europeos son autónomos, aunque esta media esconde grandes diferencias entre países: desde el 30% de autónomos en Grecia hasta el 6% en Noruega. Esa diversidad en los ratios de autónomos también se refleja en las condiciones, obligaciones y derechos e estos trabajadores.

Si hay un país donde el empleo autónomo tiene peso específico en el mercado laboral, ese es España. Concretamente, los autónomos configuran el 18,3% de los trabajadores afiliados de la Seguridad Social y el 27,6% del empleo total según las últimas cifras aportadas en el Congreso, convierten a España en el tercer país de Europa en tasa de trabajadores autónomos sobre el total del mercado, solo superados por Italia y Portugal.

Cuota de autónomo que varía según el país

Si se observan las cuotas de los países europeos con la intención de comparar las condiciones de sus autónomos con la economía española, es complicado establecer paralelismos entre los diferentes regímenes, ya que las coberturas difieren en gran medida.

No obstante, el propio presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) –una de las asociaciones de auónomos más importantes del paísLorenzo Amor, cuestiona que España sea “el país donde la cuota de autónomo a la Seguridad Social es la más cara de Europa”, teniendo en cuenta las coberturas que se ofrecen en comparación con otros países y las diferencias de los distintos sistemas de la Unión Europea.

Cuota de autónomo

Reino Unido

La tarifa mínima en Reino Unido es de 14€ al mes si los ingresos mensuales no superan los 600€ aproximadamente, ya que el sistema británico establece el coste de la cuota de autónomos en función de los ingresos que se perciban. El IVA se abona al cierre del ciclo fiscal, dependiendo de las ganancias. Esta es una de las comparaciones que se han hecho en España, si bien debemos contextualizar la información: es un sistema progresivo, la cuota va aumentando y, en nuestro país y con esas ganancias no estarían obligados a darse de alta en el RETA salvo que se dé habitualidad en la actividad, ya que se encuentran por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Volviendo a Reino Unido, si ellos mismos consideran que sus ingresos van a ser superiores a 6000€, pueden pagar como mucho una cuota total de 58€ mensuales.

Sin embargo, las coberturas incluidas son solo la pensión estatal básica, la prestación por fallecimiento y la baja por maternidad.

Holanda

Allí solo se pagan 50€ anuales por ser autónomo. Matizando la cifra, no existe cuota a la Seguridad Social, de modo que cada trabajador por cuenta propia tiene que pagarse un seguro médico mensual obligatorio –100 euros al mes mensuales aproximadamente– que incluye el seguro de pensiones, de fallecimiento e invalidez. Tampoco hay derecho a baja por enfermedad.

Analizando cuotas y prestaciones, los regímenes de los autónomos en Europa son muy diferentes y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes.

Irlanda

En Irlanda no existe cuota de entrada o mensual. El importe a abonar será el 5% de los ingresos a efectos fiscales, en otras palabras, los ingresos brutos menos los gastos o 500 euros, depende de la cantidad que sea superior.

Tienen asistencia sanitaria, pensión estatal contributiva, prestación por maternidad, prestación por adopción y pensión de viudedad pero no prestación por desempleo.

Alemania

En el país alemán la cuota de autónomo es de 140€ en el caso de que al mes se ingresen más de 1700€. Si no se supera, no hace ninguna aportación.

Las diferencias en las prestaciones juegan un papel importante, y es que al igual que en Holanda, los trabajadores autónomos deben pagarse un seguro médico privado (150-250 euros al mes). No están incluidos en su sistema de Seguridad Social, por consiguiente, corren con los gastos sanitarios, el plan de pensiones es privado y, si desean contratar seguros adicionales, también deben hacerse cargo.

Portugal

Una de las comparaciones más interesantes, en tanto que es nuestro país vecino. En Portugal no existe una cuota de autónomo y no es obligado pagar el IVA, sino que se paga dependiendo de los ingresos, concretamente el 24,5% de los mismos al año. Existe un esquema ampliado que puede llegar al 32%.

Dinamarca

Uno de los sistemas de Estado del Bienestar más envidiados. Allí, los autónomos pagan a final de año entre un 25% y un 50% de impuestos al final del año, entre los que está incluida la Seguridad Social y prestaciones como desempleo, maternidad o enfermedad.

Italia

En el territorio italiano no hay cuota de autónomo, se paga a Hacienda en función de las ganancias, no de los ingresos, alrededor de un 20-30%. Un autónomo debe registrarse en el sistema de Seguridad Social del país, que cubre la jubilación, enfermedad, discapacidad prestaciones por desempleo y asistencia sanitaria.

Francia

En el país galo no se paga el primer año. A partir de ese momento, hay una tasa de impuestos que depende de los ingresos y de la profesión, que varía entre el 12 y el 21,3% aproximadamente. En materia de coberturas y prestaciones, está incluida la asistencia sanitaria, incapacidad temporal, pensiones de viudedad e invalidez y la jubilación. En lo que a sanidad se refiere, el autónomo corre con los gastos, si bien luego recibirá un reembolso por parte del Estado de entre el 65% y el 100%.

Cuota de autónomo
Laura Torres.

Austria

No existe una cuota de autónomo mensual pero sí tienen que pagar un seguro médico por una cuantía variable.

En España los autónomos configuran el 18,3% de los trabajadores afiliados de la Seguridad Social y el 27,6% del empleo total según las últimas cifras aportadas en el Congreso.

Bélgica

Es uno de los países con una burocracia más complicada, que incluye varios registros y trámites, así como una cuenta bancaria para la actividad comercial y un curso de capacitación de contabilidad. No existe cuota de autónomo mensual, pero el pago de impuestos oscila entre el 25% y el 50%.

Chipre

El trabajador por cuenta propia paga sus impuestos en función de las ganancias. El pago se realiza por anticipado sobre un cálculo de las ganancias antes de cerrar el año fiscal.

Croacia

Los autónomos deben abonar 500 euros en concepto de alta. Al final del año pagan un 20% de impuestos en base a sus ingresos.

Eslovaquia

Los autónomos deben abonar 50 euros en concepto de alta. Al final del año se calcula una tasa impositiva en función de sus ingresos.

Eslovenia

Se paga un porcentaje variable en función de los ingresos.

En España, tanto si un autónomo genera 10.000 euros como 500 euros, todos los trabajadores por cuenta propia deben abonar mínimo 264 euros.

Grecia

Se pagan 50 euros mensuales de cuota de autónomo y un porcentaje variable de impuesto según los ingresos.

Luxemburgo

No existen cuotas de entrada o mensuales pero la burocracia en este país es compleja y se debe demostrar competencia como autónomo para conseguir permiso. Se pagan impuestos en función de la actividad y los ingresos.

Malta

No existen cuotas de entrada o mensuales y el porcentaje de impuestos que se paga varía en función de la actividad y los ingresos.

República Checa

Hay una cuota de entrada de 40 euros. Después pagan impuestos en función de sus ingresos.

Rumanía

La cuota de entrada es de 100 euros. Después pagan impuestos en función de sus ingresos.

Suecia

No existen cuotas de entrada o mensuales. El autónomo puede llegar a pagar hasta el 50% de sus ingresos.

Países Bálticos

  • Letonia: no existen cuotas de entrada o mensuales y los impuestos van desde el 9% al 24%.
  • Lituania: no existen cuotas de entrada o mensuales y el porcentaje de impuestos que se paga varía en función de la actividad y los ingresos.
  • Polonia: no existe cuota inicial pero sí mensual de 200 euros. Al final del año se calculan los impuestos a pagar en función de los ingresos.
  • Estonia: los autónomos pagan una tasa de 100 euros al inicio de su actividad y luego un porcentaje en impuestos sujeto a sus ingresos.

España

Después de analizar lo que cuesta ser autónomo en los países más destacados de la Unión Europea, se puede afirmar que, en comparación, España paga una cuota de autónomo más alta. Tanto si un autónomo genera 10.000 euros como 500 euros, todos los trabajadores por cuenta propia deben abonar mínimo 275 euros, se ingrese o no.

Además, cada tres meses el autónomo está obligado a declarar el IVA y el IRPF, independientemente de que se hayan cobrado o no las facturas.

Con las reformas legislativas efectuadas, los nuevos autónomos pueden pagar una cuota de 50 euros durante el primer semestre. Dicha cantidad irá creciendo paulatinamente hasta alcanzar el pago de 275 euros.

En definitiva, se puede concluir que analizando cuotas y prestaciones, los regímenes de los autónomos en Europa son muy diferentes y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. Si bien países como Francia destacan por sus buenas condiciones para ejercer el autoempleo, en España destacan las coberturas.

El cómputo global permite afirmar que España tiene una de las cuotas más altas para autónomos de la Unión Europea, teniendo el cuenta los ingresos mínimos y nivel de vida de la región.

El autónomo digital

Deixa un comentari

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Acceder | Diseñado por GCL Creativa de Comunicación