Quatre raons per evitar beure aigua embotellada / Opinió: Magnus Jern (Tapp Water)

0
125

aigua embotellada 

 

Los hogares españoles que beben agua embotellada consumen unas 400 botellas de plástico de 1,5 litros anuales de acuerdo a un reciente estudio de TAPP Water

 

 

Sólo el 30% de este residuo plástico llega a reciclarse según Eurostat

 

 Barcelona, 27 de julio 2017 – España es el tercer país con mayor  consumo de agua embotellada en la Unión Europea, después de Francia y Alemania, habiendo casi triplicado el consumo de este bien de lujo en apenas ocho años. Es ahora en verano, cuando el calor aprieta, que el consumo de agua se dispara drásticamente. Pasamos fuera de casa la mayor parte del tiempo y, ya sea por comodidad o por desconocimiento, muchas veces tiramos de agua embotellada sin pensar en las consecuencias. Y es que el agua embotellada tiene no sólo un elevado coste para el medioambiente, del que por suerte cada vez hay más conciencia, sino también para nuestra salud y nuestro bolsillo.

1.      El agua del grifo pasa controles de saneamiento igual o incluso más estrictos que los del agua embotellada

El agua del grifo está altamente regulada y controlada, y es tan segura y sana para el consumo como el agua embotellada. Las plantas potabilizadoras y las empresas públicas de agua se encuadran dentro de la estricta legislación que regula el saneamiento de las aguas.

De hecho, en algunas comunidades como Madrid el agua del grifo presenta muy buen sabor y es perfectamente consumible. En otras, especialmente las costeras, el agua tiende a tener un sabor y olor que pueden resultar desagradables debido a su mayor contenido en cloro, que se emplea para evitar que el agua se contamine en el camino desde las plantas potabilizadoras hasta los hogares. Sólo hay que buscar un sistema de filtrado eficaz que elimine estas partículas para tener un agua con mejor sabor directamente del grifo.

 2.      Beber agua del grifo supone un ahorro anual de 100€ por hogar

Dependiendo de la marca de agua embotellada, consumir un litro de agua puede suponer el desembolso de unos 0,26 céntimos de euro frente a los 0,01 céntimos que costaría un litro de agua del grifo, ya incluyendo en este importe un sistema de filtrado del agua. Según un reciente estudio de TAPP Water, los hogares españoles que beben agua embotellada consumen unas 400 botellas de plástico de 1,5 litros anuales. Esto supone un desembolso de unos 160€ anuales por un agua que, directamente del grifo y filtrada, costaría tan sólo 60€.

3.      El plástico de las botellas contiene numerosas sustancias químicas que pueden afectar al agua

Según se desprende de diversos estudios recientes como el realizado por El Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, el agua, en contacto con determinados plásticos, puede suponer un riesgo para nuestra salud a largo plazo. El material del que están compuestas casi el 80% de las botellas de plástico es el PET, polietileno tereftalato, un polímero termoplástico. Al PET se le añaden sustancias químicas para añadirle color y otras características llamadas ftalatos, capaces de inhibir la testosterona y otras hormonas, y que pueden desprenderse en el agua. Por eso se aconseja no reutilizar las botellas de agua ni dejarlas al sol, ya que el tiempo y la radiación son factores que ayudan a la liberación de estas sustancias químicas en el agua.

4.      Las botellas de plástico tienen un gran impacto medioambiental

La huella de CO2 que dejan las botellas de plástico en su producción, transporte y distribución es enorme. Recordemos que el plástico se fabrica a partir del petróleo, uno de los elementos más contaminantes que existen. Además, la mayor parte de botellas de plástico (entorno al 70% a escala global) no se reciclan y pueden acabar en los océanos en forma de plásticos o micro-plásticos, suponiendo un grave problema para la fauna marina o bien en los ‘continentes basura’, donde muchas personas malviven entre los escombros para intentar extraer material de valor de entre todos los desechos.

“Desde TAPP Water tenemos la misión de que la gente beba agua del grifo y deje de utilizar plástico desechable”, comenta Magnus Jern, socio fundador de TAPP Water. “En muchos casos hacemos tan buen trabajo compartiendo información que las personas deciden empezar a beber agua del grifo directamente, y sin necesidad de comprar un filtro. Esto significa que no ganamos dinero y perdemos en términos comerciales. Pero eso es lo bonito. Ganamos incluso cuando perdemos, porque nuestra misión no es maximizar beneficios si no que todo el mundo tenga acceso a un agua asequible y limpia directamente del grifo y con el mínimo impacto medioambiental”, zanja Jern.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here