L’alzireny Joan Llinares fica en marxa l’Agència Antifrau

0
232
Joan Llinares / foto: EFE
Joan Llinares / foto: EFE

El director de la nueva agencia ha tomado hoy posesión del cargo con el objetivo de «generar integridad institucional»

La agencia no encuentra una ubicación independiente de cualquier administración

El director de la Agencia Antifraude de la Comunitat Valenciana, Joan Llinares, ha tomado hoy posesión del cargo con el compromiso de «trabajar incansablemente» para que este organismo sea «un instrumento eficaz» en la prevención, investigación, análisis y lucha contra la corrupción.

Llinares ha firmado hoy la asunción del cargo en un acto en las Cortes Valencianas, donde empezará a trabajar de manera provisional con «lo justo», mientras se busca una ubicación definitiva para la Agencia independiente de cualquier administración, algo que ha dicho que está siendo «complicado».

En una rueda de prensa posterior, ha explicado que su prioridad ahora será «arrancar» este organismo, cuya estructura debe ponerse en marcha «desde cero», y cuyo objetivo principal es «aportar al ámbito de lo público un instrumento de generación de integridad institucional».

Ha destacado que unas de las novedades que introduce la ley de creación de esta Agencia, respecto de las creadas en otros lugares, es la protección que se ofrece a aquellas personas, sean funcionarias o no, que colaboren con la Agencia en sus objetivos de la lucha contra el fraude y la corrupción.

Llinares ha afirmado que hasta ahora las denuncias de casos de corrupción o irregularidades dependían muchas veces del «voluntarismo de los funcionarios». «Lo que nosotros venimos es precisamente a decirles a estos funcionarios que no están solos», ha asegurado.

La Agencia, ha asegurado, mantendrá una «magnifica relación» con la Sindicatura de Cuentas, pues ambos tienen «competencias diferenciadas», así como con la Fiscalía Anticorrupción, aunque ha recordado que cuando los casos se judicializan la Agencia deja de tener competencia.

El director de la Agencia Antifraude ha definido la corrupción como «el uso de los poderes y potestades públicas para destinar recursos púbicos en beneficio privado, ya sea a nivel particular o a nivel de grupo».

Ha destacado que la corrupción es un «organismo nocivo que persigue enquistarse en todos los ámbitos en los que hay potestad para decidir sobre recursos públicos» y acaba degradando la democracia, y «generando pobreza e injusticia social» y desconfianza en los poderes públicos y las Administraciones.

«¿Cuántas penurias que hubieran podido evitar si los miles de millones desaparecidos en manos de los corruptos se hubieran dedicado a cubrir las necesidades, sociales, educativas, sanitarias o de desarrollo tecnológico, industrial, cultural o financiero?», se ha preguntado.

Llinares ha asegurado que el reto se le abre a partir de ahora es «muy complicado pero también muy motivador», y ha pedido la «confianza y ayuda» de todos para «restablecer la confianza del ciudadano en los gestores y representantes públicos».

Ha avanzado que durante la puesta en marcha de este organismo habrá «problemas» y «dificultades», pues debe insertarse «dentro de una administración tradicional», pero se ha mostrado convencido de que estas cuestiones se solucionarán partiendo «del cumplimiento del principio de legalidad y de la lealtad institucional».

Sobre la ubicación de este organismo, ha dicho que se descarta su instalación en las Cortes o en el mismo edificio de alguna Conselleria, pues debe estar en un espacio independiente de la Administración, y ya se trabaja en la posibilidad de cesión de algún inmueble de la Generalitat.

No obstante, ha reconocido que esta opción está «complicada», por lo que no descarta tampoco, «si no hay más remedio», alquilar un edificio, algo para lo que, según ha dicho, hay prevista una partida entre los 1,5 millones de presupuesto con los que cuenta el organismo para 2017.

Joan Llinares ha tomado posesión del cargo en un acto al que han acudido representantes de la Mesa de las Cortes y de los grupos parlamentarios, del Consell, de la judicatura, de la Sindicatura de Comptes y de asociaciones y entidades cívicas que trabajan en la lucha contra la corrupción.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here