El Govern aprova el nou Pla del Xúquer que concedix 10 hm3 d’aigua a la Ribera

0
163
El Xúquer al seu pas per Alzira
El Xúquer al seu pas per Alzira

La cantidad es inferior a la reclamada para el abastecimiento de la Ribera y Xúquer Viu critica la falta de soluciones ambientales

El Gobierno aprobó ayer el Plan Hidrológico del Júcar que servirá para determinar los usos y acciones en la cuenca hasta el año 2021. Un plan que sustituye al anterior, aprobado hace apenas un año y medio, en julio de 2014.

Una de las principales novedades es que contempla la tan reclamada concesión propia para el abastecimiento de los municipios de la Ribera. Una reclamación que el anterior plan supeditaba a un intercambio de agua con los regantes al que los municipios debían pagar una determinada cantidad. Con el actual documento se elimina esta permuta y la Ribera contará con esta cantidad de agua sin pagos extra.

Sin embargo, no es una victoria completa para la comarca ya que la concesión es de 10 hectómetros cúbicos cuando se solicitaban 31,5, la capacidad total de la potabilizadora para no tener que mezclar el agua potable con la de los pozos subterráneos contaminados. Los 21,5 hectómetros cúbicos restantes que necesita la Ribera para abastecerse están en función de la disponibilidad y los excedentes.

«La concesión propia es el único dato positivo aunque se ha avanzado pero no se ha acabado de solucionar el problema. Por lo demás es un plan totalmente continuista», ha explicado el portavoz de Xúquer Viu, Paco Sanz.

Y es que para la plataforma ecologista las medidas que se aprobaron ayer tras seis meses de exposición pública siguen sin dar respuesta a los problemas del Júcar.

«Los caudales ecológicos siguen sin ser suficientes, tampoco se da respuesta a la contaminación de los acuíferos y l’Albufera está pendiente de un hilo», ha añadido Sanz.

Las prisas por aprobar estos planes están relacionadas con la amenaza de sanciones europeas que ya se materializaron en el anterior ciclo hidrológico por no disponer de los planes en los plazos marcados por las directivas europeas.

Lejos del «amplísimo» consenso al que aludía ayer la ministra en su comparecencia ante los medios de comunicación, el plan del Júcar salió adelante con el rechazo del 40% de los votantes, entre los que se encontraban los representantes de los gobiernos regionales de la Comunitat Valenciana y Castilla-La Mancha, que votaron en contra en un órgano„ el Consejo del Agua de la Cuenca del Júcar„ en el que el el Gobierno central cuenta con 20 votos.

El plan, que mas tarde fue respaldado también en el Consejo Nacional del Agua, donde están representadas todas las confederaciones hidrográficas de España, obtuvo en el ámbito del Júcar 48 votos a favor, de los que 20 eran de la administración central), 27 en contra y cinco abstenciones.

Entre los votos en contra figuraban los de los dos gobiernos regionales, los regantes del Vinalopó y de la Mancha Oriental, ayuntamientos, organizaciones ecologistas y sindicales. Los regantes tradicionales del Júcar dieron un apoyo «condicionado» a la ejecución de obras que debían estar finalizadas hace una década.

En relación al Plan Hidrológico del Júcar, el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, calificó del «brindis al sol» el documento y justificó su voto en contra en el Consejo del Agua de la Cuenca del Júcar celebrado el pasado septiembre en que el plan «no resuelve ningún problema, ni en el caso de la Albufera, ni en abastecimientos, ni la sobreexplotación de acuíferos».

El plan, añadió Álvaro, «reconoce unos derechos de agua que no se pueden satisfacer» y asume «déficits que se cuelan de un plan al siguiente», un planteamiento en el que coincide con organizaciones como Xúquer Viu que también rechazan el plan hidrológico aprobado ayer.

Las Provincias / Levante-EMV

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here