Los regantes de la Ribera ceden a cambio de finalizar las obras de modernización de los regadíos

0
412

El nuevo Plan Hidrológico del Júcar nace sin el consenso de los usuarios de la cuenca y salvado solo en parte «in extremis» por el Gobierno a cambio de comprometerse a ejecutar obras de modernización del regadío que ya formaron parte del plan anterior, aprobado en 1998.

En la reunión del Consejo del Agua de la Demarcación Júcar celebrada ayer, el nuevo plan recibió 56 votos a favor los representantes de las administraciones estatal y autonómica (Comunidad Valenciana y Castilla-la Mancha) votaron prácticamente en bloque, 15 abstenciones y 8 votos en contra. Y eso tras una larga noche de negociaciones y una reunión de urgencia a primera hora de la mañana que retrasó más de una hora la celebración de la asamblea.

Entre los votos en contra figuran los de las organizaciones ecologistas, pero también el de los regantes del Canal-Júcar Turia y el de Aragón, disconforme con una clausula que habla de cubrir déficits con caudales que tienen que llegar de fuera de la cuenca (trasvases).
Algunos ayuntamientos, incluido el de Valencia, Iberdrola y los regantes tradicionales del Júcar, también los del acuífero manchego, se abstuvieron y anunciaron la presentación de un voto particular.

Juan Valero de Palma, secretario general de la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ) confirmó ayer a Levante-EMV que el Gobierno y la Generalitat se han comprometido a habilitar «antes del Consejo Nacional del Agua» convocado el próximo 26 de marzo, créditos extraordinarios de 46 y 1,8 millones de euros respectivamente para terminar las obras de modernización en la Acequia Real, Escalona y Carcaixent.

Valero de Palma admitió que estas obras «deberían estar hechas» y dijo que si el Gobierno no compromete los fondos antes del 26 de marzo, «votaremos en contra».

La Generalitat votó a favor del plan, aunque con la condición de que se atiendan las demandas de los regantes y usuarios de la Comunidad General del canal Júcar-Turia, según explicó el director general del Agua José Alberto Comos

«Doble juego» en el Consell
El diputado del PSPV en les Corts, Francesc Signes, vinculó la renuncia del secretario autonómico de la conselleria de Agricultura, Joaquín Vañó, formalizada ayer, «al despropósito» de la política hídrica y el «doble juego» del Consell en asuntos clave del plan como el abastecimiento a la Ribera o el trasvase Júcar-Vinalopó. Signes pidió también la dimisión de José Alberto Comos.
Para Xúquer Viu, que denunciará el plan en Europa, «el Júcar se ha vendido al mejor postor con la complicidad de la Generalitat Valenciana y del Gobierno español».

Levante-EMV

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here