Tauroni: «A nadie se le escapa que esto es una caza de brujas contra Blasco»

2
174

El empresario de Alzira, Augusto César Tauroni, es el único imputado por el caso del desvío de ayudas que se encuentra en prisión. Es la primera vez que el procesado concede una entrevista para un medio de comunicación, aunque debido a que está privado de libertad se ha realizado a través de un cuestionario sin posibilidad de repreguntar.

– ¿Por qué decidió dedicarse a proyectos de cooperación?

-Es una inquietud que tenía desde hacía años. Ya en la universidad curse un máster de cooperación internacional. Cuando di el paso, los negocios iban bien y doné 60.000 euros para crear, junto a otros, una fundación. En lo que respecta a trabajos realizados, si veo una oportunidad de negocio, la aprovecho siempre que sea dentro de la Ley. Nunca he trabajado ni cobrado un euro de ninguna ONG de la que fuera patrono.

-¿Qué cree que ha sucedido para que de un proyecto de 1,8 millones de la Fundación Cyes sólo 43.000 euros llegaran finalmente a su destino?

-En esa fundación no tenía ninguna responsabilidad. Ni la creé, ni la dirigí. Sólo hice unos trabajos que fueron entregados y entendidos correctos por funcionarios, auditorías, una evaluación externa y la Sindicatura de Cuentas. Recientemente, en lo que a mí respecta, también por el Tribunal de Cuentas, donde he resultado libre de cualquier responsabilidad.

-Llama mucho la atención que a través de una de sus sociedades (ARCMED) facturara exactamente el 25% del total de la subvención. Parece un pacto previo.

-Cuando se trabaja para la Administración, el máximo subcontratable es el 50%. Di instrucciones de no realizar nunca trabajos que superaran la mitad de ese porcentaje. Así, evitaba susceptibilidades y que se nos pudiera achacar una hipotética responsabilidad en caso de incumplimiento por nuestro cliente. Creo que el presupuesto que pasábamos para el trasvase y otras labores superaba ese porcentaje y acordaron limitarlo. Piénselo de otro modo: ¿Si teníamos algo que ocultar por qué se hizo una factura por un 25% matemáticamente? Hubiera sido mejor poner una cifra al azar, sin porcentaje exacto. Mire en España continuamente se crean UTEs. Y cada empresa asume un porcentaje del trabajo y un porcentaje de los ingresos. Tal vez llevamos a un ámbito más sensible una forma de actuar perfectamente legal en el ámbito mercantil. Interpretado de mala fe puede que se vea como algo raro. Pero fue una negociación de buena fe y con la ley en la mano.

-Y todo ello sin que tuviera trabajadores a su cargo.

-Pregúntele para quién trabajaban a las decenas de personas que han pasado por mis empresas! Hemos presentado los formularios a la Seguridad Social con nuestros trabajadores, algunas empresas auditadas por Hacienda. Por lo tanto, con una solvencia más que acreditada. Además de tener cientos de clientes y proveedores. Más de 100 líneas telefónicas, locales en propiedad, coches, furgonetas, ordenadores… Lo que ocurre es que una empresa del grupo puede prestar directamente servicios con trabajadores en régimen general o autónomos o subcontratar con otras del grupo. Pero claro, a alguno le interesó taparse los ojos y no verlos.

-¿De qué conocía al Presidente de la Fundación Cyes?

-Cuando era más joven y trabajaba como informático me enviaron al Colegio de Enfermería de Castellón a instalar un software. Lo hice y ahí tuve el primer contacto con el que era su presidente. Años más tarde me llamó para decirme que quería otro software para una fundación que había impulsado (Cyes). Pero esa empresa ya no seguía distribuyendo el programa. Yo había creado mi propia empresa y me ofrecí a ayudarle (cobrando, claro). Mucho tiempo después, nos solicitó unos servicios informáticos para la Fundación Cyes a cuenta de la citada subvención.

-¿Cómo es posible que entre los documentos incautados tuviera información de la Generalitat de carácter reservado?

-No era información secreta ni reservada. Ni mucho menos. La información tiene tal carácter cuando así se dispone legalmente y no era ni mucho menos el caso. En multitud de ocasiones hemos requerido por registro de entrada el acceso a documentación que nos incumbe y como no puede ser de otro modo se nos ha permitido.

-Lleva 19 meses en prisión. Es el único de todos los imputados. La Fiscalía siempre se ha opuesto a su salida.

-Sí, llevo más de un año y medio. He descubierto que aquí la justicia es otra de las cosas que falla estrepitosamente. El ‘riesgo de fuga’ es una excusa, una herramienta para que imputados confiesen lo que han hecho y lo que no han hecho. En lo que a mí respecta nunca y digo nunca van a conseguir que mienta contra nadie ni que firme un acuerdo. Primero me metieron en prisión para evitar destruir pruebas, luego me cambiaron el motivo a ‘riesgo de fuga’ y, a continuación, la Fiscalía me pide 300.000 euros de fianza. Unos meses más tarde, me piden 12 millones. ¡Qué desatino!

-¿Usted se siente víctima de una persecución política?

-Yo no, porque yo no soy nadie. Pero a nadie con dos dedos de frente se le escapa que esto es una caza de brujas contra el señor Blasco. He explicado hasta la saciedad las pobres excusas con las que contaba la Fiscalía para tratar de imputar a Blasco y se han entendido. Lo que no entiendo es cómo se puede llegar a malinterpretar tanto un e-mail, sobre todo cuando había otros y conversaciones que lo explicaban totalmente. ¿Vieron unos e-mails y los otros no? ¿Escuchaban las llamadas que les convenían y obviaban las otras? Por no hablar de que esta investigación partió de una información robada y de una intervención ilegal de conversaciones. A ver quién se cree que un ‘pendrive’ apareció por arte de magia en el despacho de la diputada de Compromís, Mireia Mollá. Tras unos meses, lo llevaron al fiscal.

-Explique su relación de amistad con el exconseller Blasco.

-Muy sencillo. Ninguna. Uno viaja con sus amigos, tiene actividades de ocio con ellos. En fin, lo normal. Entre señor Blasco y yo no existía esa relación. Esta se circunscribía a una defensa ante un ataque político, furibundo contra él utilizando como ariete a la parte de la Cooperación que no le hace la ola.

– ¿Ha ido a verle a la cárcel?

-A la cárcel sólo vienen a verme mi familia y mis amigos.

-¿Puede explicar como compra dos apartamentos en Miami y un yate?

-Con dinero de mi trabajo. Los apartamentos están parte financiados por bancos estadounidenses. El barco fue comprado en España pagando los impuestos, reparado y acondicionado para ser enviado a EE.UU. para su venta. Hice la compra ante notario entregando bienes como parte del coste; bienes que habían sido adquiridos años antes de las subvenciones.

-¿A usted le avergüenzan alguna de las conversaciones que figuran en el sumario?

-Si a cualquier ciudadano le intervienen las conversaciones durante más de un año o le graban, a buen seguro que se arrepiente de alguna frase desafortunada dicha a un familiar o amigo en un contexto de intimidad, enfado o desenfado. Sí, confieso que he podido decir algo malsonante. Soy muy expresivo hablando y si las cosas no se hacen bien me enfado.

-La frase «prioricemos lo nuestro antes que lo de los negratas»… ¿Qué explicación tiene?

-Mire esa es otra de las cosas que me han atribuido a mí en muchos medios de comunicación cuando realmente es de mi hermano. Además, de forma interesada se ha querido hacer ver que se habla de dinero cuando no es así. En esa época, en la fundación estaban preparando proyectos y a lo que se refería era a que debíamos dar prioridad a los proyectos de la Fundación Hemisferio que a los demás. Se hace ver que somos racistas cuando no es así.

– ¿Qué hace en prisión? ¿En qué ocupa su tiempo?

-Ya he terminado el primer cur

Augusto César Tauroni

so del Grado en Derecho. Tengo ilusión de que al salir de aquí pueda contribuir a erradicar algo de la injusticia y la arbitrariedad de este país.

Levante EMV

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here