Algemesí ahorra 52.898 euros en el gasto de luz de 2011 respecto al año anterior

0
123

Este ahorro ha sido fruto de una serie de medidas llevadas a cabo desde el Consistorio en la que se ha conseguido reducir no solo el gasto económico en luz sino también el gasto energético.

Una de las medidas  de eficiencia y buena gestión llevadas a cabo por el actual equipo de Gobierno ha sido el ahorro en el gasto y consumo de luz reflejado en 2011 respecto al año anterior. Concretamente, Algemesí ha reducido el gasto económico en luz de 2011 pese al incremento notable en el precio de la misma y a pesar de disponer de más instalaciones y nuevos edificios municipales, y lo ha hecho en 52.898 euros, cerca de un 6% menos que el año anterior.

Este ahorro ha sido fruto de una serie de medidas llevadas a cabo desde el Consistorio en la que se ha conseguido reducir no solo el gasto económico en luz sino también el gasto energético.

“Las medidas llevadas a cabo por este equipo de gobierno para reducir gastos durante 2011 han sido una prioridad y el ahorro económico en el gasto de luz es un buen ejemplo. Una de las medidas para ello ha sido el cambio de lámparas más eficientes y energéticas llevado a cabo en el alumbrado público, pauta importante de ahorro para este equipo de Gobierno, ya que con  ésta y otras muchas medidas aplicadas se ha conseguido una importante rebaja en el gasto y consumo de luz pese a la subida económica de las tarifas eléctricas y pese a disponer de nuevos edificios e instalaciones municipales ” explica el primer edil, Vicent Ramón García Mont.

Una de esas propuestas llevadas  a cabo por el equipo de Gobierno desde 2007 y de manera paulatina, ha sido el cambio  de las ópticas de los semáforos. Gracias a IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y a AVEN (Agencia Valencia de l’Energia), en colaboración con el Consistorio, se han conseguido cambiar 292 ópticas de los semáforos de la localidad por ópticas de leds y con ello una reducción de consumo y del correspondiente gasto económico.

Otra de las medidas puesta en marcha hace referencia al cambio de lámparas en el alumbrado público. Concretamente, se han cambiado 436 puntos de luz de mercurio (luz blanca) sustituidos por los de sodio de alta presión (luz amarilla), gesto que supone un ahorro estimado de más de 20.000 euros al año. Pero esta medida no sólo ha supuesto un ahorro económico sino que al reducir cerca de 200.000 kwt de luz al año se reduce también el CO2 de emisión al medio ambiente. Con un ahorro de este tipo (200.000 kwt de luz al año) se consiguen reducir 71.340 kg de CO2 de emisión al medio ambiente, también en cifras anuales.

“Establecer un sistema energético igual de eficiente pero que genera menos consumo, más ahorro y  que sea más respetuoso con el medio ambiente es nuestro principal objetivo, al igual que trabajar por la concienciación en el uso racional de consumo de luz, sólo de este modo conseguiremos alcanzar el máximo ahorro energético” explica el concejal de Servicios Públicos, Mariano Clemente.

Otra nueva medida aplicada durante 2011 ha sido el cambio llevado a cabo en el alumbrado público con puntos dobles, ubicado en las principales calles y avenidas de la localidad.  Allí, las lámparas de 150 watios cada una  han sido sustituidas por otras de potencia 100 watios respectivamente, para ahorrar un total de 100 watios por cada  punto de luz. En total existen 300 puntos de luz de este tipo en todo el municipio por lo que estima que se podría llegar a ahorrar cerca de 30 kilowatios de luz.  Este ahorro supone un total de 21.000 euros de ahorro anuales.

Los horarios de encendido y apagado de las luces también han sido regulados y controlados por el actual equipo de gobierno local para generar un menor coste. Así pues, algunos ejemplos son el polígono industrial de Cotes y algunas avenidas con muchos puntos lumínicos en las que se ofrece una luz más sencilla a partir de ciertas horas de la noche en las que el tránsito por las mismas es escaso o incluso nulo.  También, realizar este gesto, supone un ahorro aproximado de unos 1.200 euros al mes para las arcas municipales.

Por último, los edificios municipales también han aplicado un control más exhaustivo en los horarios de encendido y apagado de luces, calefacción y aires acondicionados. La automatización en el funcionamiento de estos aparatos  supone el apagado automático de los mismos a una hora establecida, evitando así el gasto innecesario de consumo de luz por ser olvidadizos en su apagado y un respectivo ahorro.

Cabe señalar que la concienciación sobre el uso racional en el consumo y correspondiente gasto de luz es la mejor baza para abaratar costes, por ello el quipo de Gobierno va a seguir trabajando en esta misma línea para seguir manteniendo buenos resultados como los obtenidos hasta la fecha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here