Bromera, algo más que una editorial, 25 años después

0
258

Sede de Edicions Bromera en Alzira

J.C. Girbés, J. Gregori i J. Llinares /Foto C. Francesc (El País)

Todo empezó con L’últim roder, la primera novela del catálogo de Edicions Bromera, que se convirtió en la puerta de entrada a la literatura para miles de estudiantes. El éxito de la obra de Josep Franco -lleva ya 32 ediciones y 75.000 ejemplares vendidos- permitió a la editorial plantearse nuevos retos y objetivos más ambiciosos que han hecho de Bromera un proyecto cultural al servicio de los valencianos y la literatura en valenciano que trasciende la edición de libros.

Bromera es una editorial «con cuerpo y alma», según Gregori

Su esfuerzo se dirige a difundir la cultura valenciana

Desde 1986 la empresa de Alzira se ha consolidado gracias a sus más de siete millones de libros vendidos. Cuenta con un catálogo de 1.800 títulos de más de 400 autores valencianos, catalanes y baleares, tanto clásicos como contemporáneos, así como escritores internacionales relevantes. Su fundador, Josep Gregori, recordaba ayer el cuarto de siglo de historia de la editorial y se mostraba satisfecho de haber cumplido 25 años «con buena salud y una trayectoria para estar orgullosos y contentos». Ha sido «un trabajo muy grande» en la difusión de la cultura y literatura valencianas y para el fomento de la práctica lectora.

Bromera, dijo, es una editorial «con cuerpo y alma». «El cuerpo lo componen sus 40 trabajadores y el alma, la gente que ha creído en el proyecto y ha compartido sus ideas, tiempo e ilusiones con nosotros para que Bromera fuera posible», comentó su impulsor.

Además de la tarea estrictamente ligada al negocio editorial, Gregori destacó la labor cultural en la que están implicados. En esta parcela destacó el patrocinio y la publicación de premios literarios como el Ciutat d’Alzira, Alfons el Magnànim o Enric Valor o la creación de la Fundació Bromera per al Foment de la Lectura. También la edición de la revista L’Illa, una publicación trianual que incluye crítica literaria, reportajes y entrevistas a autores, o la revista TXT, dirigida al sector del profesorado, así como la organización de actividades lectoras para escolares.

El libro digital

En estos 25 años, Bromera ha conservado la independencia empresarial, como destacó Gregori, una circunstancia que no ha sido obstáculo para compartir proyectos e iniciativas con otras editoriales, con el objeto de mejorar la distribución, crear líneas de negocio nuevas o ser pioneros en la exploración de las posibilidades de la edición digital. Un ejemplo de ello es la puesta en marcha de Edi.cat, junto a Angle y Cossetània, para entrar en el negocio del libro digital.

De momento, este formato representa «una minoría, apenas el 1% o 2% del total de las ventas», comentó Gregori. Sin embargo, «es el futuro». «Hay que estar muy alerta a la importante transformación que está por venir con la digitalización», señaló ayer el fundador de la empresa.

Un acto, con actuaciones teatrales y musicales en el Teatre El Musical de Valencia, al que acudieron escritores, ilustradores, colaboradores y periodistas puso fin a la celebración de los 25 años de la editorial de Alzira.

Jaime Prats / Foto: Carles Francesc

El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here