Peregrino rico, peregrino pobre /Opinión: Pedro Domínguez Gento

2
116
Hace un par de meses pasaron por Alzira los compañer@s de la Marcha de
Indignados, que iban a pie hasta Madrid para reivindicar una sociedad más
democrática, más justa y sin corruptos. Razones para estar indignados y
reclamar sobran: la mitad de los jóvenes están parados mientras a los demás
nos obligan a trabajar más años para la jubilación, las grandes empresas y
la patronal exigen recortes para los trabajadores mientras ejecutivos y
banqueros (principales responsables de la crisis) siguen repartiéndose
millones, descapitalizan y degradan servicios básicos como educación
y sanidad mientras financian con dinero público negocios privados paralelos,
el gobierno ayuda a los bancos a tapar sus agujeros por el exceso de
construcción mientras deja que embarguen la vivienda y echen a la calle a
familias sin trabajo, el campo se hunde en la ruina y el abandono mientras
la Generalitat sigue emperrada en los grandes eventos y urbanizaciones, una
política absolutamente insostenible que ha destrozado el territorio y
arruinado nuestra economía, hundiendo las Cajas de Ahorros, etc. etc.

Pues bien, la gente de la Asamblea Ciudadana les buscamos un lugar donde
descansar al mediodía y aportamos entre tod@s la comida colectiva. Y para
alojarlos en Alzira, durante la noche que pasaron aquí, pedimos con
antelación al Ayuntamiento el polideportivo Fontana Mogort, simplemente el
polideportivo, nada más... Y no lo cedieron.

En cambio, ahora, hay que ver la atención que presta el Ayuntamiento a estos
otros peregrinos, que casualmente también van hacia Madrid, aunque no a pie
ni por los mismos motivos. Han tenido un recibimiento oficial en el Gran
Teatro, alojamiento en el Fontana Mogort, visitas guiadas, etc. Por eso,
viendo un trato tan diferente, me ha venido a la cabeza aquello de *Hombre
rico, hombre pobre* o la *Ley del Embudo*, un concepto más autóctono y fácil
de entender…

¿Por qué a éstos tantas atenciones y a aquellos tan pocas (ninguna en
realidad)? Sin duda algo tendrá que ver el hecho de que los peregrinos
actuales son el público fiel, la *claqué* del Papa que viene a ayudarle a hacer
proselitismo y una nueva demostración de fuerza para mantener los
privilegios del Concordato franquista, prorrogado en esta débil democracia;
una visita de apoyo a las tesis más retrógradas del PP (¿precampaña
electoral?), olvidando los peores defectos del catolicismo: pederastia
ocultada durante décadas, marginación de la mujer en la jerarquía,
afiliación y manipulación infantil desde la cuna, parasitismo e injerencia
en la educación pública y en la política nacional, etc. Los otros peregrinos
representaban precisamente lo contrario: libertad de pensamiento, crítica
política y reivindicaciones sociales, cosas poco atractivas para el partido
más corruppto y reaccionario del todo el espectro político español (¡que ya
es decir!).

Pedro Domínguez
Y no quiero entrar en el coste que para los alzireños supondrá este tratamiento preferente a los peregrinos papistas, que sin duda será un buen pico a pesar de la *boludez* ésa de la promoción turística, porque dudo mucho que el PP aclare las cuentas, de hecho todavía no sabemos cuánto nos costó la visita papal a Valencia hace 5 años. Y porque no se trata de un asunto de dinero, sino de discriminación ideológica pura y dura, la *Ley del embudo*, lo ancho para ellos y lo estrecho para nosotros.

2 Comentarios

  1. con la iglesia hemos topado. hay poderes que desgraciadamente cuestan de cambiar.
    ellos han optado por aquello que dicen. !al enemigo ni agua! y los indignados representan una clara amenaza a su poder.
    un motivo más para indignarse.

  2. Acertado y oportuno comentario. Estos del PP después dicen que representan a todos. Lo que nos espera cuando gobierne el PP. Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here