Adrián Àlvarez, preso político cubano asilado en Cullera: «Sueño con rehacer mi vida en España y en una Cuba democrática»

5
285

 

Adrián Alvarez en la playa del Faro de Cullera
Alvarez Arencibia en un pub cubano de Cullera

Adrián Àlvarez Arencibia entró en una cárcel cubana cuando tenía algo más de 18 años y salió, hace unos meses, cuando había cumplido ya 43 años. Toda una vida privado de libertad por causa de sus ideas políticas y de algunos actos que en Cuba están penados de manera muy grave.

Cuando era un muchacho, alguien le persuadió para formar parte de una acción armada contra el régimen de Fidel Castro, Adrián estaba haciendo el servicio militar; robó unos fusiles y tuvo que pagar un alto precio por ello, incluído no poder ver a su hijo-hoy en el servicio militar- después de su nacimiento.

Ahora lleva unos meses viviendo en Cullera y ha concedido a este medio una entrevista en exclusiva.

Tras ocho meses de haber llegado a estas tierras, ¿cómo es su vida acá?

-Gracias tengo que dar a los funcionarios españoles que me atendieron bien desde el primer día; especialmente al personal del Centro Español de Ayuda al Refugiado que me dieron la atención requerida. Recibo constante apoyo para mi inserción social en España, participando en acciones formativas y también en sesiones de apoyo psicológico.

También se han organizado actividades de ocio, excursiones y prácticas deportivas. Todo ello contribuye a que mi vida sea buena acá.

Por otra parte, el Estado español nos da una ayuda a través de CEAR para pagarnos un piso y la manutención y la ropa.

Valoro de forma muy positiva todo este proceso y sólo ha habido algún problema con algún otro cubano que no se adapta a las normas de convivencia y crea algún tipo de conflicto, pero yo personalmente le quiero huir a todo eso.

-¿Cómo transcurre un día cualquiera de su vida en Cullera?

-Estoy muy implicado con CEAR en todas las actividades que me proponen; soy entusiasta del deporte, especialmente del atletismo y llevo algunas semanas participando en entrenamientos y preparando algunas carreras en colaboración con el polideportivo municipal de Cullera. Al mismo tiempo, estoy ayudando a algunos adolescentes a prepararse como futuros atletas. Eso es lo que más me motiva. También doy largos paseos en bicicleta por toda la comarca de la Ribera y ahora también llego hasta Gandia a visitar a algunos nuevos amigos.

Dedico algunos ratos a la vez a la enseñanza de la informática, pues vengo de un país y una situación en las cuales yo nunca tuve acceso a estas nuevas tecnologías, algo muy necesario para vivir en esta sociedad desarrollada como es la española.

-¿Qué es lo que más le chocaba o llamaba su atención en los primeros días?

-Al principio, cuando llegué a Madrid y luego acá, lo que más me costaba era adaptarme mentalmente al hecho de que, en España, podía expresarme libremente, incluso hacer declaraciones ante la prensa.

-¿Qué cosa es la que más le gusta de su estancia en esta tierra?

-Mi adaptación ha sido inmediata. Me siento muy bien viviendo aquí. Cuando en CEAR en Madrid me dieron a elegir lugar, yo quería Cullera porque deseaba vivir junto al mar. Me encanta dar largos paseos a pie por las playas de este municipio; aunque ahora en verano hay mucho bullicio, por el turismo, el invierno y la primavera los pasé de maravilla. Aquí encontré un clima de tranquilidad y libertad que es lo más grande que he podido tener en mi vida hasta ahora; eso vale mucho.

-En este momento, ¿cuál es su situación legal en España?

-Estoy esperando en los próximos días se me conceda el estatuto definitivo de asilo; ahora tengo un documento provisional al amparo de la ONU.

Quiero aprovechar esta entrevista para manifestar mi sincero agradecimiento al Gobierno de España por haberme traído a este bello país.

-¿Ya conoce bien la historia y la cultura de esta tierra?

-Tengo, por suerte y desgracia, la costumbre de leer mucho. Ya desde el inicio he conocido a fondo la historia y las costumbres de Cullera, de Valencia…; ahora estoy leyendo sobre Gandia, una ciudad próxima que me gusta mucho. Saber de las cosas en donde vivo me ayuda a insertarme mejor en esta sociedad sin duda.

-¿Se ha acostumbrado ya a la cocina valenciana o sigue con la cubana?

-Combino ambas; ya sé mucho de los platos valencianos, incluso leí sobre el origen de la paella, que viene de los tiempos de Alejandro Magno, la paella es de origen griego, dicen, aunque los árabes la popularizaron luego y Sueca se dice que es la cuna de ese sabroso plato.

Una de las cosas que me gusta mucho también es ir a Valencia y pasear por el viejo cauce del rio Turia, ese inmenso parque urbano.

-¿Se junta habitualmente con el resto de cubanos deportados, con otros cubanos que viven por aquí o con españoles?

-He intentado no meterme en conflictos, pues algunos de esos compatriotas deportados están ligados a organizaciones de activismo político anti castrista y yo lo que deseo es sólo rehacer mi vida en España y algún día volver a una Cuba democrática. He conocido algunos cubanos de acá y he trabado amistad con algunos españoles.

Al llegar a Madrid, aún estaba algo confuso y me llevaron casi sin darme cuenta a una manifestación ante la Embajada de Cuba, luego he participado en Cullera en un acto de apoyo a las Damas de Blanco de Cuba.

La verdad es que estoy agradecido por el acuerdo entre Cuba y España, con la intermediación de la Iglesia católica, que me permitió salir de prisión. Sigo con mis ideas políticas, pero no haré nada acá que sea contrario a mi estatuto de asilado.

Debo aclarar que no me vi obligado a salir de Cuba, al menos a mí el cardenal de La Habana me ofreció quedarme, pero yo decidí venirme acá con parte de mi familia.

Lo único que quiero denunciar es que la Seguridad del Estado de Cuba me obligó a aceptar como mi esposa legal, para traerla a España, a una mujer que yo no conocía; no sé con qué intenciones, porque en Madrid ella desapareció luego y no sé más del asunto. Ellos me hicieron firmar un documento de compromiso para no hacer nada acá contra Cuba y de alguna manera seguir bajo su control.

Acepté esa imposición porque mi hijo está aún en el servicio militar en Cuba y no quiero que tenga problemas; desde que nació, nunca más le he visto y eso me martiriza la vida.

-¿Sigue al día de hoy recibiendo presiones para que se implique en el activismo contra el Gobierno de Cuba?-

-Como le dije antes, no quiero saber nada de esto. Así se lo he dicho a alguna persona que me sigue llamando desde Madrid, por parte de la Fundación Hispano Cubana.

-¿Cómo ve el posible cambio en Cuba?

-Debe ser un proceso no violento, y lo digo yo que fui condenado por acciones de tipo militar contra el sistema cubano cuando robé aquellas armas para participar en un grupo anti Castro. En Cuba se ha de promover el diálogo y el tránsito hacia la democracia, pero eso es algo que corresponde sólo al pueblo cubano, sin ingerencias de Estados unidos ni de al Unión Europea ni de nadie más.

-¿Aún siente odio hacia el régimen y sus dirigentes tras pasarse media vida en la cárcel?

-Soy cristiano y he aprendido a dejar el odio y el resentimiento aparte y mantener mis posiciones ideológicas y políticas, pero sin odiar, porque eso no sirve…

He tenido tiempo para leer mucho y estudiar los fenómenos sociales y políticos en todo el mundo.

Ahora soy una persona más humilde y sin rencor.

¿Pero cómo reaccionaría si se encontrara en la calle a alguna de las personas que le maltrataron su largo periodo de privación de libertad?

-Si en ese momento, ya cuba es un país libre, ya no tiene sentido mi posible odio personal, pues es al régimen a lo que combatí, no tengo nada contra nadie en concreto.

-¿Tienes pensado ir a Estados Unidos como tantos cubanos hacen?

-Mi familia quiere ir, pero yo quiero quedarme en España; aquí estoy más tranquilo y aunque el trabajo está mal, el Gobierno me ayuda y estoy agradecido. En Estados Unidos la vida es más complicada. Mi padre y un hermano están pensando volver a Cuba.

-¿Qué planes de futuro tiene acá?

-Deseo encontrar trabajo, para no ser una carga para la sociedad española, encontrar una pareja y formar una familia; desarrollarme profesionalmente en el deporte y seguir una vida lo más sencilla posible, sin problemas.

Lo que más me gustaría es poder desempeñarme como padre, algo que la prisión me impidió hacer con mi hijo en Cuba.

-¿Se queda junto al mar pues?

-Sí, es atractivo y me encanta. Ahora no pienso otra cosa que en ser feliz en esta tierra. Aunque no olvido Cuba. Me gustaría viajar a París, es un sueño de joven que mi madre me contó.

CÉSAR JARA


5 Comentarios

  1. Este señor ha estado preso en Cuba por terrorista, si aqui se le quiere llamar preso politico, que a nadie le extrañe que a los de ETA les llamen igual fuera de España. O no?.

    • Quizas tenga razon, pero si usted lo mira desde ese punto, yo lo miro desde este otro.
      Por si no lo sabe, el primer terrorista es Fidel Castro (no entrare a explicarle los motivos, necesitaria demasiado espacio; si le interesa el tema, le invito a documentarse…) entonces es como el dicho: «Ladron que roba a otro ladron tiene 100 años de perdon).
      Que yo sepa, en España hay democracia, no una dictadura como la que rige a Cuba, y a las dictaduras se les aplasta con las armas cuando el dialogo ya se ha agotado, bastante condescendientes hemos sido los cubanos.
      Y para tener buenas bases de criticas, hay que vivir en el terreno…

      • Estoy releyendo nuevamente lo que se ha escrito de mi desde mi llegada a España y realmente es admirable ver cómo usted defiende la imagen de los cubanos que luchan por la democracia cubana y contra la dictadura que ahoga a los cubanos ocultándose tras la mentira del comandos. Unismo extremo antidemocratico y totalitario y tienes razón , fundamento y base al decir : «a las dictaduras se les aplasta on las armas » -Adrián

  2. Quien escribió el comentario sobre mi persona acusándome de criminal debe antes fundamentar bien su comentario y conocer primero al régimen de los CASTROS que SI son criminales y terroristas. Quien escribió ese comentario es enemigo de la democracia. Adrián

    • Adrian, sin haber leido tu respuesta, ya le habia contestado al Sr….
      Lo que si te critico, hermano, y disculpa, es que te tomasesn una foto con la cara del asesino del Che detras, pues solo por respeto a ti mismo no debieras ni pararte por ese lugar. Quizas, no te diste cuenta, quizas no te pidieron autorizacion para publicarla. Como sea te debo mas admiracion y respeto que criticas negativas, es solo un comentario entre compatriotas.
      Un afectuoso abrazo yayabero.
      Jose Garcia-Cabezas.
      garciacabezas@aol.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here